Ninguno de estos dos payasos será Presidente

20 de julio de 2012

por Rachel Brown, demócrata por Massachusetts, de la Lista Nacional de Candidatos LaRouchistas

19 de julio de 2012

El único proceso definitivo en el planeta es la pelea por la supervivencia del planeta. El "escándalo" de la LIBOR, más que ser un solo fraude más, es nada menos que el detonante que se está activando contra el sistema financiero desde los niveles más altos del imperio británico, entre quienes están actuando para que se implemente una reorganización total con la Glass-Steagall, como LaRouche ha propuesto. Solo como una indicación de la maniobra de algunos elementos de la City de Londres, miren en las páginas del periódico Financial Times su editorial del 4 de julio, en el cual afirma que "las tensiones culturales entre la banca de inversión y la banca comercial solo se pueden resolver haciendo una separación total entre las dos, en la línea de una Glass-Steagall formal". Y de lord Myners, del N.M. Rothchilds, leemos, "la barrera de contención no llega suficientemente lejos. Necesitamos ir hacia lo que se conoce como el modelo de la Glass-Steagall, que impone una separación completa".

Irónicamente, las mismas fuerzas que pusieron a Obama en el poder, ahora están pidiendo la Glass-Steagall, lo cual, a su vez, requiere que Obama sea destituido de su cargo. El caso mismo de la LIBOR, una demostración de que todo el sistema está podrido, acusa al gobierno de Obama en muchos niveles, por ejemplo, para aclarar la dirección y el papel del flujo de dinero del narcotráfico, como se ve en el encubrimiento de la operación Fast & Furious de Obama, desde México a través de bancos como el HSBC —que ahora está bajo indagatoria del Congreso por toda esta actividad, así como también bajo las investigaciones sobre el escándalo de la LIBOR. El HSBC también es sospechoso de haber proporcionado dinero directamente a la campaña de Obama en el 2008. Holder, en su rol extraoficial como defensor de Obama, y culpable de crímenes y encubrimientos ilegales, está actualmente en proceso de ser destituido de su cargo.

Timothy Geithner también es culpable, y debería ser destituido de su cargo, por no haber actuado para detener la manipulación con la tasas de interés apenas lo supo, pero, después de que lo sabía desde por lo menos el 2008, ni siquiera siendo Secretario del Tesoro hizo nada al respecto. Se merece un juicio penal, por ser responsable de los asesinatos cometidos en todas las ciudades y estados de Estados Unidos, como resultado de la terrible austeridad financiera causada concientemente, por lo cientos de millones de dólares que fueron robados a los municipios por bancos de Wall Street y de la City de Londres.

Los muros se vienen al suelo, tanto para Obama como para Romney. Es probable que ninguno de estos dos sea electo el 7 de noviembre. Lo que debe suceder antes, es que se lleve a cabo un cambio completo, como el que desde los altos niveles de la élite británica le están ofreciendo al liderazgo de Estados Unidos a través de su llamado para retornar a la Glass-Steagall, y que esté plenamente en funcionamiento el día después de la elección, con un candidato distinto al de las dos opciones desastrosas que tenemos actualmente. Hay muchas otras opciones para candidatos que están disponibles, probablemente de mejor calidad y a menor precio, y Obama ya está desechado.

La historia no se hace por accidente, sino con intención. Para salvar a esta nación y asegurar el futuro de la humanidad se requiere que superemos cualquier noción estúpida basada en la opinión popular, la cual nos evitará que adoptemos las acciones necesarias para lograr nuestra supervivencia.