El gobierno de Obama se rehúsa a condenar el asesinato de los funcionarios de seguridad sirios

20 de julio de 2012

20 de julio de 2012 — Al vocero de prensa de Obama, Jay Carney, así como al director de prensa del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, les faltó poco para respaldar efectivamente el asesinato terrorista de tres altos funcionarios de inteligencia militar del gobierno sirio durante los últimos dos días. Carney se rehusó a condenar los asesinatos, al mismo tiempo que expresó una simpatía efusiva por las víctimas israelíes del atentado terrorista en Bulgaria, que ocurrió el mismo día.

En contraste, hasta Gran Bretaña y la Unión Europea fueron capaces de mostrar un barniz de decencia suficiente como para condenar los bombazos terroristas en Siria.

Durante el informe diario del miércoles 18 en la Casa Blanca, se le planteó a Carney que condenase los bombazos, y dijo:

"Lo que puedo decir, Ben, es lo que hemos venido diciendo, que no creemos que la violencia sea la respuesta. Y es precisamente debido a la campaña actual del Presidente Assad en contra de su propio pueblo que vemos una situación que se hace cada vez peor y peor". En otras palabras, no fueron los terroristas, sino el propio Assad (e implícitamente su gobierno) a quien ¡hay que culpar!

Carney siguió luego regodeándose prácticamente de que "pienso que el incidente de hoy deja en claro que Assad está perdiendo control, que la violencia va en aumento en vez de disminuir, y que todos nuestros socios, internacionalmente, necesitan unirse para respaldar una transición". Repitió una y otra vez que "el futuro de Siria no incluirá a Assad", y que habrá "mayor violencia y mayor caos" en tanto que permanezca.

En el informe del 19 de julio, a la pregunta sobre el veto de Rusia y China a la resolución británica en la ONU, la cual amenazaba con utilizar la fuerza, Carney se mostró más amenazador aún contra Assad.

Dijo: "No hay duda de que el futuro de Siria no va a incluir a Bashar al-Assad. Sus días en el poder están contados. Y es un error apuntalar a ese régimen cuando está llegando a su fin. Es claro, con los acontecimientos de los últimos días, que el régimen de Assad ha perdido el control". ¿Quién dijo Libia?

Carney juró luego que Estados Unidos "ayudaría a la oposición en tanto que se organice y siga con su trabajo de preparar una transición que es inevitable", pero manifestó una total ausencia de apoyo a la extensión del Plan de Annan.

En el Departamento de Estado

La declaración de Patrick Ventrell, director de prensa del Departamento de Estado, el 18 de julio, fueron más obscenas aún. Los periodistas lo presionaron a que dijera si el asesinato de los altos funcionarios de seguridad de Siria era "una cosa buena" o "algo malo", Ventrell se negó a responder. El intercambio siguiente da un sentido de la evasiva en que se manifiesta más bien la actitud asesina.

PREGUNTA. ¿Entonces, es algo malo?

VENTRELL: Bueno, habiendo dicho lo anterior, esos son individuos que han perpetrado y que fueron arquitectos claves de la violencia extrema en contra del pueblo sirio.

PREGUNTA: ¿Entonces es algo bueno?

VENTRELL: De nuevo, todavía estamos consiguiendo más información sobre lo que sucedió. Esto sucedió apenas hoy. Hemos visto algunos de los informes iniciales. Estamos consiguiendo informes de algunos de nuestros contactos y de otros en el terreno, pero en este momento, todavía estamos buscando información en este momento.

PREGUNTA: Bien, si. Pero yo quiero saber si usted piensa que esto es algo bueno o es algo malo.

VENTRELL: Estados Unidos no quiere ver más violencia en Siria. Lo que queremos ver es una transición.

PREGUNTA: Entonces eso sugiere que es algo malo, pero luego regresas, y dices que esa gente son los responsables de las muertes de muchos civiles inocentes, lo cual sugiere que piensas que eso es bueno.

VENTRELL: De nuevo, estás tratando de poner palabras en mi boca. Yo he caracterizado...

PREGUNTA: No. Nomás trato de suponer que piensa el gobierno, si la muete de estas personas, el asesinato de personas en posiciones como esa, es algo bueno o es algo malo para Siria.

VENTRELL: Queremos una solución pacífica, Matt. Nos enfocamos en terminar con el baño de sangre. Sin embargo, es el régimen de Assad el que, al asesinar a su propio pueblo, ha creado las condiciones caóticas. Están perdiendo control de Siria. Es claro que la situación se está saliendo de control. Y lo que hemos tratado de evitar todo el tiempo es más caos que se derrame por las fronteras y que empeore la situación.

PREGUNTA: Esta es la última. Nomás dame un si o un no como respuesta. Lo que me dices entonces es que Estados Unidos, el gobierno, no está preparado para decir que esto es algo bueno o malo. ¿Correcto? ¿Si o no?

VENTRELL: Todavía estamos viendo, Matt, todavía estamos viendo y buscando más información sobre exactamente qué sucedió. Hemos visto los informes iniciales. Apenas sucedió hace unas horas. No queremos ver más baños de sangre. Queremos ver una solución pacífica. Y estamos trabajando con nuestros socios en Nueva York en el ángulo diplomático esto hoy mismo.

Más sanciones

Luego, para añadir burla a la injuria, el gobierno de Obama, el mismo día de los bombazos en Damasco, anunció una nueva ronda de sanciones en contra de Siria, en particular en contra de personas, como el funcionario del gabinete sirio ¡a cargo de las negociaciones con la oposición¡

De manera fatídica, la UE también agregó nuevas sanciones el 19 de julio, lo cual, según diplomáticos que hablaron con el diario Wall St. Journal, incluyen la orden a los Estados miembros que vigilen a los barcos y aviones que se sospeche llevan armas al país.