Director de la FAO: EU debe suspender la orden de producción de biocombustibles para que la gente pueda comer

14 de agosto de 2012

14 de agosto de 2012 — José Graziano da Silva, Director General de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO por siglas en inglés) de las Naciones Unidas, hizo un llamado urgente a Estados Unidos para que suspenda inmediatamente la orden sobre producción de biocombustibles con el fin de evitar una crisis mundial de alimentos.

Actualmente un 40% de la producción nacional de maíz en Estados Unidos se dedica a la producción de etanol. Pero, dice Graziano en un artículo de opinión publicado el 9 de agosto en el Financial Times, dada la destrucción de la cosecha de maíz debido a la sequía severa y la ola de calor que azota grandes extensiones de Estados Unidos, mantener esa obligación del 40% reduciría dramáticamente la cantidad de maíz disponible globalmente tanto para la alimentación humana como animal. "Una suspensión temporal inmediata de ese mandato le daría cierto respiro a los mercados y permitiría que se canalizara una mayor parte de la cosecha como alimento y alimentación para ganado" dijo.

Aunque erróneamente alega que la situación "todavía no es de crisis", Graziano da Silva subraya que "los riesgos son muy altos y una respuesta inadecuada a la situación actual podría crearla",

Mientras tanto, dentro de Estados Unidos, también han aumentado las presiones para que Nerobama le ordene a la Agencia de Protección Ambiental (EPA por siglas en inglés) que permita que se use menos biocombustible de lo que manda la Norma de Combustibles Renovables (RFS por siglas en inglés) para este año, y que libere maíz para el abasto alimenticio y de ganado en vez de etanol.

El 9 de agosto, dos gobernadores demócratas, el gobernador de Maryland Martin O'Malley y el gobernador de Delaware John Markell, quien representa a Delmarva Peninsula, uno de los principales centros de producción de aves en Norte América, oficialmente le enviaron una petición a la EPA para que otorgue una dispensa sobre el RFS para este año. Esto pone al gobierno de Obama en apuros por continuar quemando alimentos para producir combustible y reducir las exportaciones, en medio de drásticas pérdidas en cosechas.

Para que la EPA reduzca la RFS se necesita que un gobernador haga la petición oficial. El último gobernador en hacer esto fue el gobernador por Texas, Rick Perry (R) en el 2008, quien fue rechazado.

La petición de los dos gobernadores se produce en medio de la alarma que han hecho sonar los productores de ganado y otros. El 30 de julio, grandes grupos productores de carne hicieron un llamado a que se otorgue la dispensa, entre ellos la Asociación Nacional de Ganaderos, el Consejo Nacional Avícola y otros. La misma semana, 156 miembros de la Cámara de Representantes y 25 senadores solicitaron la dispensa de la RFS; y también hay proyectos de ley con este mismo propósito.