LaRouche: Estados Unidos y Europa necesitan la Glass-Steagall, ¡ya!

9 de junio de 2012

9 de junio de 2012 — Lyndon LaRouche reiteró ayer que hemos llegado al punto en el proceso de desintegración de todo el sistema financiero transatlántico, en el que la única opción de supervivencia es la implementación inmediata de la ley Glass-Steagall. LaRouche emitió una declaración titulada "El final del 'rescate' de Gran Bretaña" en la que reiteró la necesidad de implementar su propuesta de recuperación de tres puntos, comenzando por restablecer inmediatamente la ley Glass-Steagall.

Hoy, en discusiones con sus colegas, LaRouche desarrolló la idea de que para que Europa adopte la Glass-Steagall, solo sería necesario eliminar inmediatamente el tratado de Maastricht y el tratado de Lisboa, con los cuales se eliminó la soberanía nacional a favor de una dictadura de la oligarquía financiera, y se obligó a los gobiernos que hagan un rescato de las deudas especulativas de casino de todos los bancos privados. El Tratado de Maastricht fue un fraude, impuesto a Alemania por el entonces Presidente de Francia Francois Mitterrand y la Primer Ministra británica Margaret Thatcher, con la complicidad total del Presidente de Estados Unidos George H. W. Bush. Maastricht se impuso como condición para permitir la reunificación de Alemania, después de la caída del muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética y del Pacto de Varsovia. LaRouche enfatizó que, desde el principio, estaba condenado al fracaso.

Ahora llegamos al punto en que ni Europa ni Estados Unidos pueden sobrevivir, si se permite que continúe por más tiempo la política actual. La normativa de Glass-Steagall que separa la banca comercial de las actividades especulativas es la condición previa para poder llevar a cabo los cambios políticos necesarios, concluyó LaRouche. Sin la Glass-Steagall en Estados Unidos y también en Europa, no hay posibilidad de supervivencia en ningún lugar del mundo transatlántico.