Los rusos preguntan: ¿cual va a ser el siguiente paso, después de la estación espacial internacional?

3 de octubre de 2012

3 de octubre de 2012 — En ocasión del Congreso Internacional de Astronáutica anual, que se celebra esta semana en Nápoles, Italia, los más altos expertos espaciales de Rusia aprovecharon la oportunidad para presentar una variedad de propuestas sobre desafíos para la futura exploración espacial. Alexander Derechin, subdirector de la Corporación de Energía Espacial, anteriormente el Departamento de Diseño establecido por el pionero espacial soviético, S. P. Korolov, presentó una gama de posibilidades para el desarrollo de la infraestructura espacial, incluyendo capacidades tripuladas y no tripuladas en los puntos Lagrange entre la Tierra y la Luna. En estos sitios, el equilibrio gravitacional entre los dos cuerpos es tal que casi no se requiere energía para mantener una nave espacial en órbita. Desde estos puntos gravitacionales de equilibrio, se necesita una cantidad de energía mínima para ir a cualquier lado.

Derechin propuso que la próxima generación de infraestructura espacial debe incluir una estación espacial más pequeña que el ISS, necesaria especialmente para la fisiología espacial humana y experimentos médicos, y también debe hacer una "nube" de estaciones pequeñas, tripuladas solo periódicamente para mantenimiento y mejoras, y optimizadas con funciones específicas como astronomía, geofísica, materiales de investigación etc.

En el punto Lagrange, dijo Derechin, la infraestructura manipulada por hombres crearía las bases para las futuras misiones tripuladas, sin importar el destino que se haya escogido. En general, subrayó, el objetivo debe ser crear infraestructura que sea "adaptable a cualquier escenario".