VIDEOCONFERENCIA EN VIVO con LYNDON LAROUCHE, Viernes 19 de octubre: Cuenta regresiva para la destitución de Obama

16 de octubre de 2012

Cuenta regresiva para la destitución de Obama

VIDEOCONFERENCIA EN VIVO con LYNDON LAROUCHE

Viernes 19 de octubre de 2012
8 pm hora del Este de EU; 5 PM hora del Pacífico

Ingrese a la videoconferencia

Para ver las previas en esta serie, visite:
Archivo de videoconferencias

Lyndon LaRouche dará una videoconferencia internacional en vivo este viernes próximo 19 de octubre, a las 8:00 PM, hora del Este de Estados Unidos (5:00PM, hora del Pacífico de Estados Unidos). Será transmitida en el sitio electrónico www.larouchepac.com y http://espanol.larouchepac.com. Esta es la tercera transmisión de una serie de videoconferencias que el señor LaRouche ha programado para cada viernes antes de las decisivas elecciones presidenciales de noviembre. El factor indispensable para la supervivencia en las próximas tres semanas cruciales, es el liderazgo que Lyndon LaRouche ha demostrado ser el único preparado para dar.

El crédito para el actual derrumbe de Obama le pertenece de manera singular a ese preciso liderazgo de Lyndon LaRouche. Desde la primera vez que el caracterizó a Obama como un peligroso narcisista asesino a imagen del emperador Nerón, en una videoconferencia en vivo el 11 de abril de 2009, el movimiento de LaRouche a sostenido una campaña que no acepta componendas, para destituir a Obama del cargo por medios constitucionales. Como resultado del liderazgo singular del movimiento de LaRouche durante los últimos cuatro años, hoy están dadas las condiciones para destituir a Obama del cargo, y mientras más pronto mejor.

Desde el "Benghazi-gate" hasta las evidencias que afloran ahora en el escándalo sobre el financiamiento de la campaña de Obama en que fondos extranjeros ilegales —incluyendo dinero de las drogas— fue canalizado por George Soros y otros a las campañas de Obama, ahora los muros se están cerrando alrededor del Gobierno de Obama. LaRouche ha identificado a Obama como un asesino de masas por sus asesinatos con aviones robots y sus guerras ilegales, comenzando con Libia, y ha seguido alertando que el mundo se tambalea ante la posibilidad de una guerra termonuclear que nos llevaría a la extinción, en tanto que Obama se mantenga en el poder. Solo gracias a los esfuerzos del general Martin Dempsey y de otros en los niveles más altos del comando de las fuerzas armadas de Estados Unidos, el mundo ha podido evitar una guerra mundial termonuclear, una amenaza que todavía se avizora más cercana en cuanto la competencia electoral presidencial entra en su fase final.

Siguen proliferando por todo el planeta focos para una guerra general. Los sucesos en la frontera de Turquía y Siria amenazan con una escalada que rápidamente lleva a un escenario de Tercera Guerra Mundial. Luego de la decisión del gobierno turco la semana pasada de obligar a descender a un avión civil que llevaba personal ruso oficial, el ejército turco ha intensificado el conflicto potencial al movilizar artillería pesada y tanques a la frontera con Siria. La OTAN ha desarrollado planes de contingencia para intervenir en ayuda de Turquía en el caso de una guerra total.

Con la OTAN alineada de un lado y Rusia en el otro, dicha intervención llevaría rápidamente al nivel de una guerra general, con todas sus implicaciones termonucleares. El ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, ha exhortado a las fuerzas armadas de Turquía y de Siria a que establezcan una línea de comunicación directa de emergencia para evitar un estallido de una guerra total, y el nuevo enviado de la ONU a Siria, Brahimi, está procurando establecer una fuerza de paz con 3,000 efectivos. Simultáneamente al peligro de una explosión en el sudoeste de Asia, hay fuerzas que intentan provocar una nueva guerra entre Japón y China por disputas territoriales en el Mar del Sur de China. Ese conflicto también arrastraría a Estados Unidos, a través de los tratados de defensa mutua entre Washington y Tokyo que han estado en vigor desde la década de 1960. Con el actual ordenamiento de las fuerzas colocadas en zonas estratégicas en todo el mundo, como en el caso de los "Cañones de agosto" de la Primera Guerra Mundial, cualquier conflicto que estalle en el planeta ahora mismo tiene el potencial de conducir a una guerra generalizada de extinción total.

Las próximas tres semanas serán decisivas en determinar la supervivencia de la humanidad. Luego de la exhibición pública de la verdadera personalidad de Obama durante el primer debate con Romney, la ilusión de una "victoria cierta" para la campaña de Obama se ha desmoronando cada vez más. La destitución de Obama no está de ningún modo garantizada, y la campaña para destituirlo se mantiene con todas las fuerzas. Sin embargo, como lo ha destacado Lyndon LaRouche en las dos primeras videoconferencias de la serie, la destitución de Obama es solo el primera paso decisivo. Si las políticas de partido siguen dominando la política de la Presidencia, no serán posibles las medidas necesarias para alcanzar una recuperación de Estados Unidos. La plaga de la política partidista ha sido lo que ha destruido al país gradualmente durante los últimos doscientos años, y solo destruyendo al sistema de partidos y creando una Presidencia a favor de la nación —no a favor de uno u otro equipo o facción— dispuesta a instrumentar el programa de recuperación necesario para darle marcha atrás al derrumbe hiperinflacionario actual, es posible salvar a Estados Unidos. Personal calificado que represente lo mejor de ambos partidos, junto con los individuos dentro de las fuerzas armadas que están al margen del partidismo en general, se seleccionarán con el fin de crear una Presidencia para todos los estadounidenses, libre del control de Londres y sus intereses aliados, y dedicado a la reorganización de todo el sistema.

Son necesarios tres pasos: 1) Restaurar la ley Glass-Steagall, para eliminar los rescates existentes y proteger las funciones necesarias de la banca comercial; 2) Regresar al sistema de Banca Nacional para financiar la recuperación mediante el restablecimiento del sistema constitucional de crédito federal; y 3) construir el proyecto NAWAPA XXI y demás grandes proyectos para emplear a millones de trabajadores calificados productivos y restaurar el sentido de una misión a futuro que la nación ha perdido desde el asesinato de John Kennedy. Solo con estos tres pasos, iniciados por una Presidencia no partidista después de Obama, puede Estados Unidos y el mundo sobrevivir posiblemente.

Este viernes 19 de octubre a las 8 pm hora del Este de Estados Unidos conéctate a la tercera de la serie de videoconferencias en vivo con Lyndon LaRouche difundidas por Internet en LaRouchePAC.com y espanol.laRouchePAC.com. Como siempre, habrá traducción simultánea al español.