La Unión Europea recibe el premio Nobel "Paz en nuestro tiempo"

17 de octubre de 2012

17 de octubre de 2012 — El Comité del Premio Nobel de Noruega, reafirmó su reputación infame de quien confiere el premio Nobel de la "Paz". Luego de que no pidió disculpas al mundo por haberle dado en el 2009 el premio Nobel de la Paz al Presidente "Emperador Nerón" Barack Obama, ahora este año, le confiere el premio a la Unión Europea por "unir al continente". Thorbjörn Jagland, presidente del Comité Nobel de Noruega dijo al anunciar la premiación en Oslo, que "esto es un mensaje para toda Europa, para que hagan todo lo que sea posible para mantener lo que han alcanzado y avanzar".

El premio son 1.2 millones de euros, que ni siquiera es suficiente para pagar los gastos de hotel en Atenas de la infame Troika de la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE), y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuando sus representantes llegan a Grecia para imponerle, a ese país, sus dictámenes genocidas.

Los ciudadanos de Noruega tienen un punto de vista mucho más sano sobre la Unión Europea, como se ve en el hecho de que han rechazado dos veces su membresía en dos referendos, en 1972 y en 1994. Heming Olaussen, líder de la organización que está en contra de que Noruega sea miembro de la UE, le dijo a NRK, "Esto es absurdo". Agregó que "en Latinoamérica y en otras partes del mundo, verán esto de modo algo diferente de como lo verán desde Bruselas. La Unión es un bloque comercial que contribuye a mantener en la pobreza a muchos países".

Por su parte, la federación sindical más grande de Portugal dijo sobre el premio que es, "inaceptable... una ofensa profunda a los trabajadores y a los pueblos que sufren a diario las consecuencias de las medidas cada vez más antiobreras, antisociales y antipopulares, desarrolladas por los cuerpos dirigentes de la Unión Europea". Señaló que la UE "ha impuesto la ley del más fuerte, degradando las condiciones de vida y de trabajo, acentuando las diferencias y las asimetrías, contribuyendo al crecimiento exponencial de la pobreza y la exclusión social, y restringiendo la soberanía del pueblo". La Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP) continuará dando la pelea por una Europa "que se guíe por una cooperación efectiva entre los Estados soberanos con igualdad de derechos".

Sugerimos que la Comisión Nobel considere cambiarse el nombre a "Premio Paz en nuestro tiempo" y que le sea conferido a título póstumo, a Neville Chamberlain o a Adolfo Hitler, o incluso, a ambos.