Carta abierta a los patriotas de Estados Unidos

26 de octubre de 2012

20 de octubre de 2012

A mis conciudadanos,

Como advirtiera George Washington a la nación, "la lealtad al partido es la muerte de la libertad pública".

En el pasado, en momentos de grandes crisis, así como la que enfrentamos hoy, nuestra nación ha tenido la fortuna de contar con líderes que se han apersonado, que han puesto el interés de la nación por encima del interés de los partidos políticos. Hoy, desafortunadamente, hay una escasez de líderes como esos.

Permítanme un momento para presentarme, como alguien que, en este momento de enorme peligro para nuestra nación, está preparada para aportar hoy ese tipo de liderazgo. Me llamo Kesha Rogers, y soy la demócrata del movimiento de LaRouche, que ha sido postulada en dos oportunidades por los patriotas independientes del 22avo Distrito Congresional de Texas para representarlos a ustedes en el Congreso. Me he opuesto al partidismo ciego de nuestro tiempo y con esta posición, en dos oportunidades, gané el respaldo de la mayoría de los electores del Partido Demócrata en el distrito, ganando la postulación a pesar de los esfuerzos de demócratas desesperados que trataron de detenerme. En los últimos diez años, he organizado por todo Texas y la nación, educando a la población y a las instituciones sobre el método económico de LaRouche y las soluciones constitucionales para esta crisis, y sobre la naturaleza de nuestro enemigo que ha infiltrado nuestro gobierno. Tenemos que restablecer la Constitución de Estados Unidos, como la norma suprema de ley en nuestra nación, en vez de que (de nuevo) saquemos a un partido mayoritario corrupto para poner otro. Nuestra Presidencia y el Congreso tienen que despartidisarse, aún y cuando tengan una afiliación partidista.

Para hacer esto, requerimos para nuestro país una misión concreta de largo plazo basada en la creación de verdaderos empleos productivos, y un liderazgo independiente cuya preocupación sea el bienestar común.

El punto central de mi campaña es la destitución de Barack Obama, a través de un juicio político, o por medio de la aplicación de la 25ava enmienda. Ha envilecido el cargo, al violar repetidamente el juramento que hizo de defender la Constitución, en dos instancias. Una, siguió con los rescates financieros de los corruptos intereses financieros especulativos de los criminales de Wall Street y de la City de Londres. Esto ha llevado a la nación a una situación de hiperinflación y bancarrota, opuesta al bienestar general. Y dos, tanto Obama como su equipo han mentido, y se han empeñado en el encubrimiento sistemático de su complicidad en las muertes del embajador de Estados Unidos y otros tres diplomáticos en Benghazi, Libia. Obama le ha dado un respaldo pleno a las redes terroristas anglo-sauditas, que llevaron a cabo el ataque original del 11 de septiembre.

El hecho de que el Partido Republicano no haya peleado para destituir a Obama, muestra lo que está mal con la política partidista. Durante los últimos cuatro años, he identificado y señalado los delitos cometidos por Obama, en tanto que ellos se concentraron más bien en "temas" superficiales e intrascendentes para evadir la discusión de esos crímenes y castigarlos. Esto cambió apenas el mes pasado, y solo porque yo he denunciado con fuerza la cuestión del programa hitleriano de Obama en los últimos cuatro años, esto se ha hecho algo imposible de evadir.

Lo que propongo es un plan de recuperación económica audaz que funcionará, en el que los patriotas de ambos partidos deben unirse para implementarlo por el bien de la nación.

Acabemos los rescates financieros a Wall Street, esta economía de casino en bancarrota, y protejamos a los bancos comerciales que necesita nuestra sociedad, restableciendo la Ley Glass-Steagall de Franklin Delano Roosevelt, introducida en el Congreso como la resolución H.R. 1489. Detengamos el saqueo a nuestro presupuesto, pensiones, hipotecas, y los ahorros de toda una vida, y protejamos a la nación de los depredadores financieros, con la ley.

Para restablecer el valor del dólar, necesitamos un nuevo sistema bancario nacional que funcione como mecanismo de crédito soberano existente en la Constitución de Estados Unidos. Su crédito comercial regulado federalmente solo se daría para la producción industrial, científica, y los proyectos culturales.

El NAWAPA XXI dará empleo a 6 millones de personas en una misión nacional, construyendo un sistema de gestión continental de inundaciones y sequías, con el que podemos acabar la sequía en Texas. Este proyecto de trabajo de 30 años tiene un potencial económico y científico comparable al programa Apolo. Una nueva, defensa espacial del planeta Tierra, para protegernos de las armas nucleares, el clima espacial y el impacto de los asteroides, crearía 8 millones de empleos adicionales.

Te pido que te unas a mí campaña para desechar el apego cínico a las políticas fallidas, de los dos partidos, y en vez de ello tracemos un camino audaz para el futuro.

Vota por mí, de modo que juntos podamos reconstruir esta gran nación.

Con ustedes en la pelea,

Kesha Rogers