En el aniversario del asesinato de Gadaffi: La declaración de LaRouche definió la cuestión

29 de octubre de 2012

29 de octubre de 2012 – La siguiente declaración se emitió en respuesta a la pregunta de un periodista ruso sobre el asesinato del dirigente libio Muammar Gaddafi, una semana después del mismo, el 28 de octubre de 2011. El brutal asesinato de Gaddafi, ordenado por Obama, Cameron y Sarkozy, ocurrió el 20 de octubre de 2011.

El asesinato de Gadaffi por Obama es una amenaza mortal a la paz mundial

by Lyndon H. LaRouche, Jr.

El protagonismo del Presidente Obama en el asesinato de Gaddafi de Libia, ha provocado una amenaza mortal a la paz mundial, lo cual se junta con la crisis de desintegración económica general que actualmente se nos viene encima y que arrasa por toda Europa y el sistema transatlántico. Este conjunto de cosas representa al presenta un grado de amenaza cualitativa mayor que la que existía durante los intervalos de las dos llamadas "Guerras Mundiales" precedentes.

El más grave de esos efectos, se halla en el papel central del control de la monarquía británica sobre un títere británico, Presidente de EU Barack Obama. La situación es tal que, a menos que el Presidente Obama sea destituido de los poderes de su cargo, la combinación de los crímenes de ese Presidente en contra de la humanidad y la forma acelerada en reacción en cadena de la desintegración económica y social del sistema de las economías transatlánticas, adquirirá rápidamente una forma activada de la crisis estratégica más grave del planeta en el último siglo y medio. Esto es, desde que la monarquía británico llegó al acuerdo con el Mikado por el cual se desató una acción conjunta de guerra contra China, y más tarde, Rusia, lo cual condujo directamente hacia lo que se llegó a conocer desde entonces, como "Primera Guerra Mundial".

En el marco actual, la amenaza de una serie de estallidos bélicos como en reacción en cadena, no se puede minimizar, y los círculos pertinentes en ambas costas del Atlántico no lo han minimizado. No puede haber duda competente de que el peligro ya se ha convertido en la situación presente. El complejo occidental asiático es el eje actual de conflicto para arrastrar a Europa, el Medio Oriente, y mayores regiones de Asia, incluyendo a China, en un nuevo caldero de destrucción enorme.

En esta circunstancia inmediata, hay una combinación de dos acontecimientos importantes inmediatos que se requerirían para diluir la amenaza de una propagación de guerra anticipada que pronto se concentraría tanto en los EUA de Obama y dentro del alcance de la región mediterránea y más allá. El caso de las amenazas de ataques ya sea contra Siria o Irán, o ambos, es emblemático de los casos significativos que ilustran los peligros que se propagan en este momento.

El siguiente comentario adicional tiene el mayor grado de pertinencia.

Incluso sin considerar los efectos de la demencia incontrolada del Presidente Barack Obama, la situación de las economías de la región transatlántica y de la Eurasia centrada en el Mediterráneo, ejemplifican las precondiciones hacia los riesgos presentes que tienen hacia un conflicto nuclear. La desesperación en la región transatlántica que se extiende hacia Europa y a su vecindad mediterránea, como se extiende hacia Afganistán y Pakistán, sería suficiente para tomar en consideración bajo la tendencia actual hacia la insurgencia de una guerra mayor que involucre a naciones europeas que ahora se han vuelto cada vez más económica y políticamente desesperadas en ese respecto.

El único remedio

La única alternativa a la aceptación del desastre, a la vista como posibilidad relevante, bajo las tendencias actuales prevalecientes de corto plazo, sería una amplia reorganización económica de los sistemas de crédito y de moneda. Esto partiría de las economías nacionales que al presente se hallan irremediablemente en bancarrota, tanto en Estados Unidos como en Europa occidental y central: Estas son naciones agobiadas por una hiperinflación incurable de sus actuales sistemas monetarios irremediablemente en bancarrota.

El único remedio dependería de las medidas interdependientes que se hallan en el enjuiciamiento político inmediato del títere lunático creado por los británicos y manejado por los británicos, conocido como Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Esta situación requiere de la reorganización inmediata de las economías utilizando para empezar el modelo de la ley Glass-Steagall para una reforma monetaria; esa reforma se debe complementar de inmediato, y continuada luego, a través de la medida adicional, decisivamente urgente, de la creación de un sistema de sistemas de crédito. Estos sistemas se deben considerar como una sustitución combinada de lo que ahora se han vuelto los sistemas monetaristas intrínsecamente sin valor. El resultado de dicha sucesión rápida de tales reformas sería un sistema de crédito de tipo de cambios fijos, que tiene como modelo la propuesta del Presidente Franklin Roosevelt para la reforma que el se proponía realizar para compartir entre la Unión Soviética, China y otros en aquel momento.

Las posibilidades de la reforma necesaria, parecerían difíciles de realizar a su debido tiempo, a menos que el imperio británico se disolviera de tal modo que quede un modesto y pacífico Reino Unido para que se desarrolle sin el peso de gobernar y violar África, o sin su participación en una sistema de naciones títeres arrojadas al estado cautivo de la "gobernanza". Los británicos no tienen una opción real a escoger en este asunto; a menos que cooperen, dejarían de existir, como una expresión de causas económicas naturales. Sin embargo, bajo el sistema reformado, la población del Reino Unido prosperaría como no lo podrían hacer bajo los arreglos británicos actuales.

Esperamos que la piedra angular de naciones que reúnan el liderato que lleve a cabo el nuevo sistema de cooperación entre naciones respectivamente soberanas que se junte en torno al compromiso con esta meta incluya a Estados Unidos, Rusia, china, India, e incluya el compromiso a liberar a las naciones de África de la tiranía de larga data de la "gobernanza" colonial dirigida por los británicos.

Los británicos realmente no tienen otra opción. El sistema solar está entrando ahora en una fase de nuestra galaxia en la que es probable que ocurran súbitas y enormes olas de extinciones, tales como las de los legendarios dinosaurios, que amenazarán, plausiblemente, con acarrear la extinción de la humanidad, a menos que llevemos a cabo reformas de una calidad de alta densidad de flujo energético que nos permitan desarrollar la cobertura de protección mediante las cuales, con sistemas de alta tecnología y alta densidad de flujo energético, cuando menos podemos esperar asegurar la existencia continuada de nuestra especia, bajo un programa como el de la "Iniciativa de Defensa Estratégica", como el que ha propuesto Rusia recientemente.