Lavrov y Brahimi advierten sobre la escalada de la violencia en Siria

30 de octubre de 2012

30 de octubre de 2012 — Después de que se rompiera el cese al fuego temporal por la festividad religiosa Eid al-Adha en Siria, el enviado especial de la Liga Árabe y la ONU en Siria, Lakhdar Brahimi, estuvo en Moscú el 29 de octubre y se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov. "La situación está mal y está empeorando" dijo Brahimi, y agregó que la ONU no tiene planes inmediatos para enviar tropas de paz a Siria.

Sergei Lavrov subrayó que el conflicto sirio se ha intensificado e instó a todas las partes extranjeras a que presionen a las fuerzas en Siria para que vuelvan a la mesa de negociaciones. La reunión que tuvo hoy con Brahimi era para buscar nuevas formas de arreglar el conflicto, dijo Voice of Russia. El jefe de relaciones exteriores ruso dijo que las consultas fueron muy fructíferas, agregando que Rusia respalda a Brahimi y su equipo en su iniciativa de paz.

Brahimi, a su vez, planteó que se clasifiquen como ataques terroristas los bombazos a las zonas residenciales en Siria, llevados a cabo por grupos con los cuales la misión no tiene ningún contacto, y destacó que eran totalmente condenables. También reconoció que Siria vivía un estado de guerra civil, y que el gobierno sostenía que ellos estaban combatiendo terroristas y que era su deber proteger a la ciudadanía, en tanto que el otro bando alega que ellos están combatiendo a un régimen sanguinario.

El pasado viernes 26 de octubre, las facciones encontradas habían acordado un cese al fuego para la celebración de la festividad musulmana Eid al-Adha, ajustándose a la propuesta de Brahimi. Pero los rebeldes de la oposición hicieron estallar una bomba en Damasco el primer día de las festividades lo que desató un combate sin tregua de todo el fin de semana, destacó Voice of Russia. Los militantes también intentaron una contraofensiva en Aleppo ayer. Según las fuerzas armadas sirias, los rebeldes nunca pensaron en realmente ponerle un alto al fuego.