Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia denuncia la "política de hierro y sangre de occidente"

3 de diciembre de 2012

3 de diciembre de 2012 — El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, se dirige a Turquía hoy lunes 3 de diciembre, donde tiene programadas pláticas sobre asuntos económicos, y mientras tanto los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN se empiezan a congregar en Bruselas para preparar la reunión formal el 4 y 5 del presente donde se tomará una decisión sobre el despliegue de los misiles Patriot en la frontera de Turquía con Siria.

En este contexto, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, viajará también a Bruselas para discutir el asunto con sus colegas de la OTAN, de acuerdo a los cables de la agencia Reuters.

La OTAN ha venido sosteniendo que el despliegue de tales cohetes tiene solo un propósito defensivo, lo cual reiteró el pasado 28 de noviembre durante la reunión del Consejo OTAN-Rusia, la primera reunión que se lleva a cabo desde que el embajador Rogozin dejó ese puesto. No obstante, tanto los expertos rusos como los estadounidenses han señalado que la instalación de esos cohetes solo tiene sentido como preparativos para imponer una zona de exclusión de vuelos en Siria.

En una reunión que se llevó a cabo el pasado sábado 1 de diciembre en el Consejo sobre Política Exterior y de Defensa, un grupo de peritos rusos, el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov aprovechó la ocasión para repasar los cambios dramáticos que han ocurrido en el mundo durante los últimos 20 años, para criticar duramente el enfoque que ha venido utilizando la OTAN frente a naciones como Siria. No hay una traducción oficial del discurso de Lavrov, pero de acuerdo a la agencia rusa Itar-Tass, dijo lo siguiente:

"Rusia no se opone a la influencia occidental poniéndole zancadillas a los proyectos iniciados por occidente, nomás por despecho. El hecho es que, promover la democracia a través del hierro y la sangre simplemente no funciona, y esto ha quedado muy claro en los meses recientes, el último año y medio", en obvia referencia al levantamiento en Siria. Agregó que "en la mayoría de los casos, produce la reacción opuesta" a lo que se busca supuestamente, y conduce al "fortalecimiento de los extremistas y las fuerzas represivas, y disminuye las posibilidades d un verdadero cambio democrático".

"Lo que es preocupante es que en momentos de crisis uno se ve tentado a recurrir a los métodos militares. Algunos de nuestros socios encuentran más adecuados estos métodos. Nadie sabe al final que pasará en el Oriente Medio, incluyendo a Siria".

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Gennady Gatilov, en una reunión con el viceministro de Relaciones Exteriores de Siria, se hizo eco de la declaración de Lavrov, y expresó su preocupación por el "aumento agudo en las actividades de las organizaciones terroristas", y la intervención cada vez mayor de los elementos religiosos, es decir, la guerra sectaria.