El aliado de Obama en Libia y Siria: Al-Qaeda

6 de diciembre de 2012

6 de diciembre de 2012 — Aunque alega que ha eliminado a Al-Qaeda, el gobierno de Obama ha adoptado claramente la política de aliarse con el enemigo controlado por los saudíes y británicos. Para derrocar a Gadafi, el gobierno de Obama se alió directamente con partidarios de Al-Qaeda, que combatieron en contra de Estados Unidos tanto en Irak como en Afganistán. Esas mismas fuerzas de Al-Qaeda en Libia, que fueron los que asesinaron al embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses en Benghazi, se han mudado ahora de Libia a Siria para ayudarle al gobierno de Obama a derrocar al gobierno de Bashar al-Assad.

Un nuevo documental francés revela cómo la rebelión del año pasado en Libia estuvo inspirada en Al-Qaeda y su fundador Osama bin Laden. "La primavera árabe: ¿plataforma para radicales?" del cineasta Kamal Redouani salió primero al aire en octubre en un canal por suscripción de Francia y recientemente la trasmisora pública belga RTBF lo retransmitió. Como parte de la película, Redouani viajó a la ciudad libia de Derna, a unas 150 millas al este de Benghazi. Derna es en muchos sentidos el epicentro militar de la rebelión en contra de Gadafi. Fue en Derna en donde el destacado comandante rebelde Adbul-Hakim al Hasadi, ensambló un batallón de casi un millar de combatientes rebeldes. Según Redouani, Derna está hoy bajo control de al-Hasadi y su familia. Redouani estuvo acompañado en esa población por Ahmed al-Hasadi, uno de los hermanos de Abdul Hakim, quien le explicó a Redouani que la población de Derna era la "cuna de la yihad".

También cabe destacar que Abu Sufian bin Qumu, el dirigente de Ansar al-Sharia, el grupo afiliado a Al-Qaeda que se dice es el responsable por el ataque en contra de la misión en Benghazi el 11 de septiembre de 2012, también salió de Derna.

Las autoridades paquistaníes le entregaron a Estados Unidos, tanto al-Hasadi como bin Qumu en el 2001 después de la invasión de EU a Afganistán. Hasadi fue entregado a Libia dos meses después. Bin Qumu se pasó seis años en Guantánamo. En Libia ambos estuvieron presos en la prisión Abu Salim. En el 2010, ambos fueron liberados por Gadafi como parte de una reconciliación con los islamistas en Libia. En el 2011, bin Qumu se convirtió en el dirigente de Ansar al-Sharia con sede en Derna. Ambos fueron parte instrumental en la dirección de la rebelión respaldada por Obama en contra de Gadafi.

Anteriormente, bin Qumu había trabajado para la compañía matriz de Osama bin Laden en Sudán y después para una empresa de beneficencia vinculada a Al-Qaeda en Afganistán. También fue chofer de Osama bin Laden.

Un estudio del 2007 sobre el personal de Al-Qaeda hecho por el Centro de Combate al Terrorismo en West Point, encontró que Derna envió más combatientes extranjeros a Al-Qaeda en Irak que cualquier otra ciudad o población y en términos per cápita es mucho mayor. En una entrevista de marzo del 2011 con el periódico italiano O Sole 24 Ore, Abdul-Hakim al-Hasadi admitió que él personalmente reclutó a muchos de esos combatientes.

Según John Rosenthal, autor del libro de próxima aparición, "El complot yihadista: la historia no revelada de Al-Qaeda y la rebelión libia", como lo plantea Redouani, "el punto de referencia político y religioso para la familia al-Hasadi es el fundador de Al-Qaeda" Osama bin Laden. El hermano menor de Ahmed y Abdul-Hakim, Ashraf le dijo que bin Laden era "una persona extraordinaria, un verdadero yihadista y un verdadero combatiente de la resistencia". Ashraf destacó que "sin el 11 de septiembre, no hubiera habido ninguna revolución en el mundo árabe". En abril del 2011, el hermano mayor, Abdul-Hakim le dijo a la revista francesa Le Nouvel Observateur que bin Laden y el dirigente actual de Al-Qaeda Ayman al-Zawahiri "son grandes héroes de la Ummah [la comunidad islámica]". Dijo que "nunca tuvo la suerte" de pelear al lado de bin Laden, pero que pasaba tiempo frecuentemente con al-Zawahiri en Afganistán.

Rosenthal destaca también en una columna publicada en WND.com que Wisam bin Hamid, el dirigente de Deraa Libia, o Escudo Libio, que ahora opera bajo la autoridad del Ministerio de la Defensa Libio, es también un veterano de la yihad tanto en Afganistán como en Irak.

Según un informe de la División de Investigaciones Federales de la Biblioteca del Congreso, titulado "Al Qaeda en Libia: un perfil", un informe de marzo del 2012 publicado en el periódico palestino, Dunia al Watan, describe a Wisam bin Hamid, quien también es de Derna, como el dirigente de Al-Qaeda en Libia. El mismo artículo reporta que el dirigente de Al-Qaeda en el Magreb en el Sahel, Mokhtar ben Moktar, fue el invitado de honor de Wisam bin Hamid en una manifestación en la ciudad libia de Sirt. El informe de la Biblioteca del Congreso dice que Wisam bin Hamid es el dirigente de Escudo Libio. Escudo Libio opera bajo la bandera negra de Al-Qaeda.

No obstante, uno de los documentos no clasificados dados a conocer por la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes en octubre pasado, fue un despacho desde la embajada estadounidense en Trípoli el 11 de septiembre del 2012, el día del ataque a la misión estadounidense en Benghazi, en donde se revela que dos días antes, el 9 de septiembre, funcionarios estadounidenses se habían reunido con nadie menos que Wisam bin Hamid, el líder de Escudo Libio, y quien se dice era el dirigente de Al-Qaeda en Libia y que alegaba que era responsable de garantizar la seguridad en Benghazi.

El despacho reporta que Wisam bin Hamid y otro dirigente de Escudo Libio, Muhammad al Gharabi, dijeron ambos que eran miembros de diversas brigadas. "Ellos alegan que ejercen 'control' sobre el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Libia, Yousef Mangoush, quien 'depende' de ellos para garantizar la seguridad en el este de Libia. "Como parte de este arreglo, con frecuencia Mangoush los abastece directamente de armas y municiones, dicen". Ambos dijeron que apoyaban al candidato a Primer Ministro respaldado por el Partido Justicia y Construcción de la Hermandad Musulmana Libia, Awad al Barasi, quien es ahora viceprimer ministro en Libia.

Criticaron al gobierno de Estados Unidos por "apoyar" al candidato a Primer Ministro de oposición, Mahoud Jibril, y dijeron que si ganaba, "ellos no iban a continuar garantizando la seguridad en Benghazi, una función crucial que ellos afirman que están aportando ahora".

El memo también informa sobre una balacera el 8 de septiembre en la vecina Rajma, Libia, durante un intento de los salafista por destruir un templo sufi. Según contactos de la embajada de EU, los salafistas dentro de Escudo Libio estaban combatiendo en realidad en contra de residentes locales apoyando los esfuerzos por destruir el templo.

Además, el memo informa sobre la creciente violencia en Derna, hogar de la familia al-Hasadi, de bin Qumu y de Wisam bin Hamid, de parte de la Brigada Abu Salim, conformada con exprisioneros de la prisión Abu Salim, como al-Hasadi y bin Qumu.

El 2 de diciembre el diario londinense Daily Telegraph informó que Al-Qaeda en el Magreb está tratando de concretar alianzas con grupos islámicos libios como Ansar al-Sharia y la Brigada Mártires Abu Salim. La Brigada Abu Salim, según el Telegraph está buscando activamente vincularse con otros grupos islámicos en el mundo árabe, en particular en Siria. El diario informa que "funcionarios de inteligencia dicen que grandes números de combatientes libios, algunos de los cuales combatieron anteriormente en contra de las fuerzas de coalición en Irak después del derrocamiento de Saddam Hussein, se abrieron camino a Siria a apoyar los esfuerzos de la oposición por derrocar al régimen del Presidente Bashar al-Assad".