Es Blair quien empezó a difundir el cuento de que Assad utilizaría armas de destrucción masiva, igual como mintió con Irak

8 de diciembre de 2012

8 de diciembre de 2012 — Como señaló LaRouche en su videoconferencia de este viernes 7, no hay ninguna evidencia de que Siria está desplegando armas químicas, o que haya plan de ataque militar de Estados Unidos.

LPAC informó que la fuente desde la que se origina esta histeria loca de los medios informativos sobre Siria y las supuestas armas de destrucción masiva (ADM) y el ataque de Estados Unidos "es Tony Blair, quien otra vez está recorriendo Estados Unidos a nombre del Gobierno de Obama que el controla".

Y de lo que sí hay confirmación es del destacado papel de Blair —como en el caso de la guerra de Irak en 2003— en la propaganda internacional para desatar una guerra contra Siria. El 3 de diciembre, Blair dio un discurso en un foro sobre la crisis global en la Universidad de Yale, en el que pidió apoyo para la oposición siria, y le dijo a los estadounidenses que "dejen ya de preocuparse" por sentirse amados de todo el mundo, y rápidamente recuperen su "arrogancia económica" para que puedan hacer valer su papel dirigente en el mundo como herramienta del imperio británico.

Luego de su intervención en Yale, Blair ha estado en el aíre cuando menos 3 veces a través de la cadena informativa CNN, el 3 y 4 de diciembre para esparcir su basura en contra del Presidente de Siria, Bashar al-Assad, promoviendo la advertencia, totalmente infundada, de que la línea roja que Assad no puede pasar es el uso de armas químicas, si no quiere provocar medidas militares duras por parte de Estados Unidos.

Para tumbar a Assad, dice Blair que Occidente tiene que "considerar, ahora, de qué manera le damos apoyo a la oposición siria, en especial con respecto a la cuestión de cómo proteger, para ellos, ciertas partes del territorio, y enviar una verdadera señal a Assad de que esto solo tiene un resultado. Lo importante aquí es mostrar que al final es solo una cuestión de tiempo. Es cuando y no cómo".

Blair insiste en su doctrina de "guerra humanitaria" de 1999 -–el tipo de guerra mediante la cual destruyeron a Libia como Estado nacional— y promueve las mentiras de que Assad está perdiendo la guerra ante la oposición y que ante ello está arrasando completamente ciudades indefensas, y por lo tanto es urgente detenerlo "para que no siga matando civiles":

"Han muerto casi 40.000 personas, hasta ahora", le dijo Blair a la CNN el 4 de diciembre. "Todos los días muere alguien. Es por esto que mueren grandes números de civiles; esencialmente las fuerzas de Assad ya no pueden, en realidad, combatir a la oposición siria en una pelea de uno a uno. De modo que lo que están haciendo es utilizar su poderío aéreo superior para arrasar de una vez las villas y los pueblos. Y eso quiere decir que hay una indiferencia ante la pérdida de vidas civiles".

Parece que Blair todavía está en Estados Unidos promoviendo esta política de guerra.