Lavrov: Rusia no permitirá en Siria una repetición del escenario de Libia

10 de diciembre de 2012

10 de diciembre de 2012 — Rusia no va a permitir que se repita el mismo escenario de Libia en Siria, declaró tajante el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según informó la agencia RIA Novosti.

"No permitiremos que se reproduzca la experiencia libia en Siria. Desafortunadamente, nuestros socios occidentales se han desviado de los acuerdos de Ginebra y están procurando la salida de Bashar al-Assad", Presidente de Siria, dijo Lavrov. Al mismo tiempo, señaló que Rusia no está aferrada a ningún líder en particular en Siria.

Rusia y China vetaron una resolución en la ONU auspiciada por el bloque de países occidentales el pasado 19 de julio, porque temían que eso conduciría a una intervención militar extranjera en Siria, tal y como ocurrió en Libia. Rusia ha indicado que no tienen ningún interés en especial en que Assad siga en el poder, pero eso es algo que lo tiene que decidir el pueblo sirio.

Un gran número de países de occidente han tratado de persuadir a Rusia a que autorice una operación militar, pero Rusia ha señalado que eso no sería más que un preparativo para reproducir el "escenario libio'. En octubre de 2011, luego de una larga confrontación militar, los rebeldes libios derrocaron y asesinaron al jefe de Estado libio, Muammar Gadafi, con la ayuda de la OTAN. En esa ocasión, Rusia no utilizó su capacidad de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para impedir la intervención en Libia, la cual comenzó con el pretexto de proteger a los civiles. En el caso de Siria, Lavrov explicó que en la reunión que sostuvo en Ginebra la semana pasada con el mediador especial de la ONU, Brahimi y con la Secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, no fue un reconocimiento de que Assad caería: "Las pláticas que sostenemos no son sobre el futuro de Assad. Y todo intento de presentar la situación de cualquier otra manera es algo inescrupuloso"

El secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, dijo que el liderato sirio le había asegurado a Rusia que no permitirá la utilización de armas químicas.