Susan Rice al descubierto de nuevo por el genocidio en África; su defensa de Kagame en los asesinatos en el Congo

12 de diciembre de 2012

12 de diciembre de 2012 — En medio del revuelo creado por el deseo del Presidente Obama de nombrar a su embajadora ante la ONU, Susan Rice, para reemplazar a Hillary Clinton como nueva Secretaria de Estado, la semana pasada se produjeron una serie de reportajes y artículos firmados, poniendo al descubierto el papel de Rice para dejar que ejércitos extranjeros saquearan los recursos de la República Democrática de el Congo (RDC), a la vez que violaban y mataban a su población, socavando la existencia misma de la RDC como nación.

El artículo "La embajadora ante la ONU pone en duda el papel de EU en la violencia en el Congo" por Helene Cooper en el New York Times del 11 de diciembre saca a la luz la abierta protección de Rice —una vez más— al presidente de Ruanda, Paul Kagame, quien, según innumerables informes de inteligencia, apoya al ejército rebelde M23, que está tratando de establecer control militar sobre la región oriental de la RDC rica en recursos naturales, con la intención de desmembrar al país. Cooper escribe: "Se considera que es vital el apoyo de Ruanda al grupo rebelde conocido como M23... La señora Rice ha estado a la vanguardia de tratar de proteger al gobierno de Ruanda, y en particular al señor Kagame, de la censura internacional, incluso cuando varios informes de las Naciones Unidas trazan la responsabilidad de la violencia en el Congo al señor Kagame".

Africanos y estadounidenses señalan que Rice no hizo nada por parar lo que se conoció como el genocidio en Ruanda en 1994, y por "mirar para otro lado" mientras Uganda y Ruanda llevaban a cabo un genocidio aún más grande en contra de la RDC, donde mataron a 6 millones de congoleses de 1996 hasta la fecha.

Cooper destaca la intervención de la embajadora Rice en el Consejo de Seguridad de la ONU para evitar que éste aprobara una resolución en donde se nombra a Ruanda y su presidente Kagame por ayudar al M23. La ONU ha condenado al M23 por "violaciones generalizadas, ejecuciones sumarias y reclutamiento de niños soldados".

El artículo sugiere que el favoritismo de Rice hacia Kagame pudiera estar relacionado con el hecho de que el gobierno de Kagame era cliente de una firma de análisis estratégico e inteligencia con sede en Washington DC. llamada Intellibridge, cuando Rice estuvo empleada ahí junto con otros ex funcionarios del gobierno de Clinton, incluyendo a Anthony Lake (ex asesor de seguridad nacional), y John Deutch (exdirector de la CIA).

Sin embargo, la política de Rice hacia la RDC, así como también su hostilidad en contra del gobierno de Khartoum en Sudán es mucho más profunda. Rice ha adoptado el racismo imperialista británico y el odio genocida hacia África como si fuera propio. Al igual que Tony Blair, está determinada a evitar que las naciones africanas se conviertan en naciones soberanas (para más información sobre el nombramiento de Susan Rice, vea el artículo de Lawrence Freeman en la EIR del 7 de diciembre de 2012, "Derrotemos a Susan Rice por su genocidio en África"