Putin expone en su primer Mensaje a la Nación los principios de fondo en este "parteaguas" de la historia

13 de diciembre de 2012

13 de diciembre de 2012 — En su primer mensaje anual ante la Asamblea Federal, durante su segunda gestión de gobierno, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin transmitió discurso patriótico vehemente a la nación. Desde el comienzo de su discurso de 80 minutos, Putin señaló que no repetiría su programa, ya conocido por los decretos presidenciales desde mayo de este año, ni tampoco informaría sobre su implementación meramente. Más bien, señaló que abordaría "ciertas cuestiones de principio para avanzar, cuestiones de principio no solo para el mediano plazo, sino para el largo plazo, para el presente y para el futuro de Rusia". Dijo que ese era el enfoque adecuado porque "quiero que todos entendamos distintivamente que los años próximos inmediatos serán años de un parteaguas, no solo para nosotros, sino para el mundo entero, el cual atraviesa un período de cambios fundamentales y quizás de choques incluso".

En un siglo 21 cargado de "nuevos conflictos económicos, geopolíticos y étnicos", dijo Putin, "Rusia debe de ser una nación soberana e influyente", y pasó a analizar las dimensiones culturales, morales, demográficas y económicas de este desafío.

Putin dedicó la primera mitad de su mensaje a la supervivencia, soberanía e identidad de Rusia, con un foco en la demografía y los valores morales. La polémica constante se centró en que un patriota busca servir a la sociedad y a la nación, antes que cualquier otra cosa, y no solo como un subproducto de la búsqueda de ganancia personal. Se lamentó de que cuando se descartó la ideología de la Unión Soviética después de 1991, "tiramos al niño junto con el agua sucia en que se baño", de tal modo que "en las calles de nuestras ciudades y pueblos hoy vemos los resultados de lo que sucedió en el Estado, en la sociedad, en las escuelas, en los medios, e incluso en nuestras mentes durante los últimos 15 a 20 años... Se perdieron muchas guías morales.... Hoy, esto se manifiesta en la forma de indiferencia hacia los asuntos públicos, la facilidad para aceptar la corrupción, afán de dinero flagrante, extremismo y comportamiento ofensivo". Esto representa una amenaza a largo plazo para la seguridad de Rusia y su integridad como nación. Putin luego definió una gama de materias, desde la enseñanza de literatura rusa en las escuelas, a la perpetuación de la memoria de los héroes y hazañas militares, de donde se deben tomar acciones para mantener los fundamentos morales de la sociedad.

Declaró que el crecimiento de la población es una prioridad de seguridad nacional. Este año los nacimientos comenzaron a superar los fallecimientos en Rusia por primera vez en dos décadas, dijo, pero la mortalidad debido a las condiciones de trabajo, accidentes viales, tabaco, alcohol y drogadicción todavía causan "cientos de miles s" de muertes prematuras. Declaró un compromiso a mantener las medidas en marcha para hacer que los jóvenes permanezcan en Rusia y crear las condiciones para la formación de la familia con la norma de tres niños por familia.

Putin señaló su compromiso para acabar con la corrupción (que en una reunión con sus antiguos partidarios de campaña el pasado 9 de diciembre, dijo que no se trata simplemente de una "campaña anticorrupción" pasajera, sino que "es nuestra política") combinado con un mayor acceso a los medios y a la actividad política en Rusia, basada en la legalidad estricta. "¿Qué tipo de confianza tendrá la gente en un funcionario o en un político, que hace proclamas altisonantes sobre lo bueno de Rusia, pero trata de mantener sus propios recursos y su dinero en el exterior?", señaló Putin. "Yo les pido su apoyo para hacer una legislación para limitar el derecho de los funcionarios y políticos a tener cuentas, valores, acciones, en el extranjero. No aplaudan todavía. Quizás no les guste todo esto", explicó, y agregó que las restricciones se deben aplicar también a la familia inmediata de los funcionarios también.

En cuanto a la perspectiva económica, Putin planteó un plan para iniciar un cambio radical en la economía rusa que ya ha demorado mucho tiempo, el cual calificó con una nueva palabra en ruso deoffshorizatsiya que significa "acabar con la tendencia extraterritorial especulativa" de la economía. Actualmente, dijo, el 90% de todos los principales acuerdos que hacen las compañías rusas, incluso las empresas del Estado, se llevan a cabo en jurisdicciones extraterritoriales, de modo que no están sujetas a las leyes rusas. (Lo que se conoce también como el fenómeno de "los piratas del Caribe", donde están los llamados "paraísos fiscales"). Putin exigió que el gobierno presente leyes para "deoffshorizatsiya" en el futuro próximo. El primer ministro Medvédev y los viceprimer ministros Shuvalov y Dvorkovich escucharon muy serios esta parte del mensaje.

Putin también desarrolló varios lineamientos sobre política económica, implicando algunos cambios importantes aunque no definió todos los detalles ni las implicaciones. Dijo que "no podemos estar satisfechos con la situación actual, cuando el presupuesto de Rusia y el gasto social prácticamente se mantienen como rehenes de los mercados financieros y de materias primas de otros países. Hemos dicho muchas veces que una economía basada principalmente en las materias primas no solo es vulnerable a los choques externos", subrayó, sino que también obstaculiza el desarrollo de Rusia y de su población. Más aún, "el potencial del modelo basado en las materias primas ya se agotó, en un momento en que Rusia necesita un crecimiento anual de cuando menos a5 o 6 por ciento en las próximas décadas".

Ya para concluir, Putin dijo que algunas personas creen que "la gestión del caos" es el enfoque correcto a los conflictos en un mundo multipolar. "Rusia está por los principios de acción colectiva coordinada para resolver los problemas de nuestro tiempo", recalcó.