¡Avancemos con el enjuiciamiento político!

17 de diciembre de 2012

17 de diciembre de 2012 — Diane Sare emitió la siguiente declaración a nombre la Comisión de Política de LaRouche PAC.

La súbita renuncia de Susan Rice a su postulación a la Secretaría de Estado indica que el Presidente Obama tiene problemas en mantener la versión de lo que verdaderamente sucedió el 11 de septiembre de 2012 en Benghazi, y no se puede permitir que salga a la luz nueva información incriminatoria, que podría aflorar en audiencias de confirmación de la embajadora Rice. La importancia de lo de Benghazi no es simplemente las indignantes muertes de cuatro estadounidenses, sino la evidencia de que Obama ha estado respaldando a Al-Qaeda, a nombre de los jefes británicos-sauditas de Al-Qaeda, incluso al tiempo que anunciaba con fanfarria su victoria de haber matado a Osama Bin Laden.

Respaldar a Al-Qaeda es ciertamente fundamento para un enjuiciamiento político. En el caso de Obama, se han cometido muchas ofensas que ameritan un juicio político, pero la cuestión que se debe entender es que el retraso de este necesario enjuiciamiento político puede costarnos la civilización.

Tal como pronosticara Lyndon LaRouche hace más de un año, el asesinato de Gadafi siendo ya prisionero, evidenció un propósito de avanzar rápidamente hacia una confrontación termonuclear con Rusia y China, utilizando la crisis en Siria con ese fin. El imperio británico está tratando de chantajear a Rusia y a China para que se sometan al plan ambientalista de la reina en contra de la soberanía y el progreso, y que se colapsen junto con las economías transatlánticas que se están desintegrando y se dirigen hacia un potencial caos ingobernable.

Rusia y China se han rehusado a someterse, así que ahora la OTAN decidió dotar a Turquía con misiles Patriot, supuestamente para su "defensa", pero todos saben, incluyendo el Senado de Estados Unidos, que esto llevará hacia una zona de exclusión de vuelos, que sería el comienzo de la guerra. Rusia tiene en Siria una base naval importante, y no respalda el cambio de Assad por terroristas de Al-Qaeda, así que en este teatro las acciones militares no serán entre Turquía y Siria, sino entre la OTAN (léase Estados Unidos) y Rusia. Ese sería el final de la civilización, y quizás la vida en este planeta se extinguiría.

La siempre mentirosa Susan Rice es cómplice de Obama en la creación de este enfrentamiento, y el hecho de que el haya tenido que retirar su postulación indica su temor a la posibilidad de que la verdad aflore. Por eso es imperativo ¡que avancemos ya! Desde la espantosa injusticia en Benghazi, hasta la criminal falta de respuesta (¡todavía!) a la devastación de Nueva York y de Nueva Jersey que dejó Sandy, y hasta el plan genocida de recortes a la Seguridad Social y a Medicare, ya es demasiado para los estadounidenses.

Tenemos un momento de oportunidad, sin mencionar también un grave peligro, así que ¡únete a la movilización para enjuiciar políticamente a Obama, ya!