Rusia, Brasil y China, insisten en que debe respetarse la soberanía de Siria

19 de diciembre de 2012

19 de diciembre de 2012 — El Presidente de Rusia y la Presidenta de Brasil, Vladimir Putin y Dilma Rouseff respectivamente, insistieron de manera conjunta ayer, que es urgente llegar a un cese al fuego y el diálogo entre el gobierno de Siria y todos los grupos de oposición, bajo los términos que establece el Acuerdo de Ginebra del 30 de junio. Ambos Presidentes advirtieron que para este conflicto no hay una solución militar, y que la intervención de una fuerza extranjera podría tener consecuencias impredecibles para la estabilidad del Oriente Medio, y para la paz y la seguridad regional. El comunicado conjunto que emitieron después de una reunión de ambos mandatarios en Moscú, reitera que sobre los principios básicos del derecho internacional, "los Presidentes de Brasil y Rusia ratifican su respaldo a la soberanía, la independencia, la unidad nacional y la integridad territorial de Siria".

El mismo rechazo firme al intento del imperio británico a desatar una guerra y acabar con la soberanía, fue transmitido desde Beijing ese mismo día. Hong Lei, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, reiteró que China está observando de cerca los cambios en la situación de Siria, e instó a todas las facciones en Siria a declarar de inmediato un cese al fuego e iniciar un proceso de transición política sobre las bases de los acuerdos de Ginebra. Una solución política es el mejor modo de velar por los intereses fundamentales de los sirios, afirmó, y estaría en concordancia con los intereses comunes de la comunidad internacional.