Crecen los ataques al genocidio del programa de salud de Obama, que es el de Blair

29 de diciembre de 2012

29 de diciembre de 2012 — El sistema de "salud" diseñado por el genocida Tony Blair y que Obama hizo que se tragara la población estadounidense, está cada vez bajo mayores ataques de los profesionales de la medicina y otros expertos en Estados Unidos quienes entienden algo de las implicaciones asesinas de esta política.

El 16 de diciembre, un grupo de economistas con sede en universidades de EU, dieron a conocer una declaración en la que atacan implícitamente a Obama, aunque sin nombrarlo directamente, subrayando que no se pueden tratar los servicios de salud como si fueran "una mercancía que se puede racionar". Es de destacarse que ellos señalan el muy exitoso "modelo eficiente que ya se usa en Medicare y la Administración de Veteranos" como el ejemplo de lo que podría extenderse a toda la población.

Los economistas afirman que el objetivo central de la enorme administración burocrática que domina el sistema de salud actual en Estados Unidos, "es vigilar a los pacientes y los doctores, no agregar valor o proteger la salud humana". La idea de subsidiar a las compañías de seguro privadas, como propone el Obamacare, es inviable, argumentan y en vez de esto piden "un sistema nacional de seguro a la salud que ofrezca acceso universal a los servicios esenciales a la salud". Es una vergüenza que Estados Unidos esté en primer lugar en cuanto a gastos en salud por persona, y en el 45avo en cuanto a esperanza de vida. "Nosotros somos economistas que pensamos que la economía debe servir a la población, al planeta y al futuro".

En líneas similares, la Asociación Médica Americana (AMA) dio a conocer directrices para los doctores esta semana, recordándoles que el bienestar de sus pacientes tiene que estar siempre por encima de todo, y no debe estar supeditada a los hospitales que están empleando cada vez más doctores con la exigencia de que se tienen que adherir a "incentivos financieros para tratar de más o de menos a los pacientes"

Cada vez hay más doctores que se van a trabajar a los hospitales debido a que "los crecientes costos y menguantes reembolsos" los están exprimiendo hasta sacarlos de la práctica privada. Pero muchos hospitales le exigen a los doctores que operen en base a "eficiencia en los costos" y que no recurran a prácticas para salvar la vida o procedimientos de laboratorio, porque estas son "premisas en donde se pierde dinero".

El cambio de doctores trabajando directa y exclusivamente para un selecto número de mega sistemas hospitalarios, fue promovida en la fase inicial que llevó al Obamacare, orquestada mediante las Mesas Redondas de la Casa Blanca, donde destacaban informes de ciertas entidades, por ejemplo, Geisinger Clinic y otras (Kaiser, UPMC, Mayo, etc.) sobre cómo la nueva onda era la eficiencia en los costos. Mientras tanto, los hospitales locales comunitarios cada vez se empobrecían más y tenían que cerrar.