El aparato de Soros en pro de la legalización de las drogas, a la ofensiva en Iberoamérica

28 de diciembre de 2012

28 de diciembre de 2012 — El aparato internacional en pro de la legalización de las drogas, auspiciado y financiado por George Soros, aceleró la marcha para imponer en Iberoamérica la política del imperio británico de despenalización y legalización de las drogas, alegando que "fracasó" la guerra contra el narcotráfico, y que se necesita un nuevo "paradigma contra la prohibición".

Ya en México, la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados de modo unánime aprobó la propuesta del diputado Fernando Belaunzarán del PRD, para llevar a cabo un "debate nacional" sobre la legalización de la marihuana. Entre los meses de mayo y agosto del 2013, la Cámara de Diputados sostendrá audiencias sobre este tema e invitará a participar a un gran número de "expertos" de todas partes del país.

De modo más amplio, la IV Conferencia Latinoamericana de Política sobre las Drogas, que tuvo lugar en Bogotá, Colombia, del 5 al 6 de diciembre, tuvo como su principal patrocinador a la Open Society Institute de George Soros, y trajo organizaciones no gubernamentales (ORG) y a organizaciones de la "sociedad civil" de diversos sitios del hemisferio para que promovieran la legalización de las drogas. El hombre de Tony Blair en Colombia, el Presidente Juan Manuel Santos, animó a los asistentes al evento lanzando la línea de que es necesario un paradigma "antiprohibición" dizque para reducir las muertes y la violencia causadas, según él, por la guerra contra el narcotráfico.

Todo este debate va directo al meollo de la política de genocidio y despoblación de la reina británica: destruyendo la mente humana -–en especial la mente de los jóvenes—alegando que las sociedades "democráticas" solo pueden desarrollarse cuando "se respeta" el derecho de las personas a destruir su potencial creativo como si fuera una cuestión de "derechos humanos". Como lo planteó el líder de una organización no gubernamental colombiana, "es imposible concebir un mundo sin drogas", y por lo tanto el Estado tiene que asegurar que su consumo "sea lo menos dañino posible". La abstinencia no es una opción, solo lo es la "reducción del daño".

Entre quienes "convocaron" esta reunión hay toda una manada de instituciones financiadas por Soros: la Alianza por una Política de Drogas, la Oficina de Washington sobre Iberoamérica (que está a favor de las drogas) y el Instituto Transnacional. Pero además la conferencia arrastró a agrupaciones tales como la organización de beneficencia católica de Alemania Cáritas, la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC en sus siglas en inglés), y la Organización Panamericana de la Salud, entre otras. El bien conocido grupo de choque de Soros, la Asociación Cívica Intercambios de Argentina, fue uno de los organizadores claves.

Una de las estrellas del evento fue el ministro de relaciones exteriores de Guatemala, Edgar Gutiérrez Girón, quien es ahora el enviado especial para política sobre drogas de la Organización de Estados Americanos (OEA), y quien está promoviendo la política para legalizar el narcotráfico que propone su Presidente, Otto Pérez Molina. Cabe señalar que el caballito de batalla de la monarquía británica, la Fundación Beckley, escogió a Guatemala como la única sede extranjera de su fundación fuera de Inglaterra, obviamente para coordinar de mejor manera la política de legalización de las drogas de Otto Pérez Molina. Sus oficinas en Guatemala comenzaron a funcionar el verano pasado.