El agente británico Obama promueve la legalización desde arriba; no aplicará las leyes federales en Washington, ni Colorado

15 de diciembre de 2012

15 de diciembre de 2012 — Luego del obsceno arreglo al que llegó el Departamento de Justicia con la Corporación Bancaria Hong Kong y Shangai —ahora llamado HSBC-— de Gran Bretaña, para no acusar penalmente a ni un solo individuo por las decenas de miles de millones de dólares que lavaron, el británico de Obama ha anunciado que el gobierno federal no perseguirá las operaciones de marihuana en los estados de Colorado y Washington, porque el "pueblo" ha votado a favor de legalizar el consumo de marihuana para "socializar".

Obama dijo que lo "duro del problema" de estas leyes estatales es que "el Congreso todavía no ha cambiado las leyes" que hacen del consumo y venta de la marihuana un delito federal.

Obama le dio una entrevista a Barbara Walters de la cadena de ABC-TV, parte de la cual, lo relacionado con la marihuana, se reprodujo el viernes 14.

"No tendría ningún sentido desde el punto de vista de las prioridades que nos enfocáramos en los consumidores de drogas de recreo en un estado que ya ha dicho que bajo la ley del estado eso es legal", dijo Obama en la entrevista exclusiva con Walters.

El problema, según Obama, es que "el Congreso no ha cambiado la ley", o sea, la ley federal, así que le ha pedido al Fiscal General, Eric Holder, que "examine" la cuestión. Obama dijo que tiene que "haber una conversación sobre" ¡como reconciliar las leyes federales y las leyes estatales!

Obama le dijo a Walters que él "en este momento" no apoya la legalización universal de la marihuana, pero el mensaje deja en claro que la policía federal de Obama no va a perturbar para nada el mercado de la marihuana.

Algunos observadores se preguntan "qué se trae entre manos de mayor envergadura", dado que, primero, el mayor banco narcolavador de la historia se le acaba de dar un licencia para no penalizarlo; segundo, Obama está colaborando y respaldando a Al Qaeda en Libia y en Siria, cuando es bien conocido que el narcotráfico financia las actividades terroristas internacionales, como las fuerzas de Al Qaeda y del Talibán que les dan abrigo; y tercero, las agencias de Obama traficaban armas para las mafias del narcotráfico en México a través de la operación Fast & Furious (Rápido y furioso) y luego encubrieron todo eso.

El cabildo de la droga que controla George Soros y compinches andan eufóricos de que ahora pueden promover más lsa drogas y más rápido.