NYT publica artículo de profesor de Georgetown titulado: "Renunciemos a la Constitución"

2 de enero de 2013

2 de enero de 2013 — Louis Michael Seidman, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Georgetown, autor de un artículo editorial, que el New York Times publicó diligentemente el 31 de diciembre, en donde declara que el problema de Estados Unidos es nuestra "obediencia a la Constitución, con todas sus disposiciones arcaicas, ideosincráticas y francamente malvadas". En una diatriba incoherente, alegando que la Constitución se ha invocado repetidamente para evitar que se lleven a cabo buenas ideas de individuos (sin mencionar que su amigo Obama ya ha tomado su consejo de implementar sus "buenas ideas" sin tener en consideración la Constitución), Seidman abiertamente hace un llamado para implementar el sistema consuetudinario británico: "Países como Gran Bretaña y Nueva Zelandia tienen sistemas de supremacía parlamentaria sin una constitución escrita, pero que se mantienen vivos por tradiciones de vieja data, modos de procedimientos aceptados y ciudadanos comprometidos. Nosotros también, podríamos nutrirnos de estos recursos".

Seidman, educado en la Universidad de Chicago y Harvard, es un colaborador cercano de Cass Sunstein de la Universidad de Chicago y coautor junto con él de un libro sobre el derecho constitucional. Sunstein, quien hasta recientemente era un operador clave en la Casa Blanca de Obama, incluye entre sus ideas fascistas una propuesta para que el gobierno despliegue operadores pagados en organizaciones que contrarresten las "teorías conspirativas" que define como cualquier "intento por explicar un acontecimiento o práctica en relación a maquinaciones de gente poderosa, quienes también se las han arreglado para esconder su papel". La esposa de Sunstein es la archimperialista Samantha Powers, quien preside actualmente la Junta para Evitar Atrocidades de Obama, en donde se planean las operaciones militares de cambio de régimen por todo el mundo. Lyndon LaRouche, un blanco obvio de la locura de Sunstein, ha escrito repetidamente sobre la red traidora de Sunstein que protege los crímenes de Obama.

Anteriormente, Seidman había defendido públicamente la constitucionalidad de la legislación nazi sobre salud de Obama.

El artículo en el New York Times del profesor Seidman respalda su llamado para acabar con la Constitución, preguntándose a quien le puede importar la perspectiva de "un grupo de hombres blancos acaudalados que murieron hace más de 200 años, no sabían nada sobre nuestra situación actual, actuaron ilegalmente bajo la ley vigente y que pensaban que estaba bien poseer esclavos".

Seidman alega que, en cualquier caso, los presidentes han ignorado la Constitución repetidamente. Sin mencionar ni una sola vez las violaciones flagrantes que ha cometido Obama a múltiples principios constitucionales fundamentales, alega fraudulentamente que entre otros, Abraham Lincoln prescindió de la Constitución con la Proclama de Emancipación y Franklin D. Roosevelt con el Nuevo Trato.