Misterio resuelto: Obama usa los 'temas de discusión' de Al-Qaeda

10 de enero de 2013

9 de enero de 2013 — A pesar de que claramente se estableció que no había ninguna manifestación a las afueras de la misión diplomática en Bengasi el 11 de septiembre del 2012, que el ataque terrorista no tuvo ninguna relación con un video anti musulmán, y que se trató de un ataque terrorista claramente premeditado, el gobierno de Obama adoptó los "temas de discusión" con los que se alegaba falsamente que había habido una manifestación espontánea, que había estallado a raíz de un video que promovía el odio en contra de los musulmanes y que no había ninguna evidencia de que hubiera sido premeditado.

Contrario a todos los reportes desde del escenario del crimen, que en menos de 24 horas indicaban que había sido un ataque premeditado y que no había ninguna evidencia de ninguna manifestación, el gobierno de Obama decidió usar los "temas de discusión" que adelantó el liderato del Grupo Combatiente Islámico Libio (GCIL), una organización clasificada como Organización Terrorista Extranjera (OTE) que se fusionó con Al-Qaeda en el 2007.

En pocas palabras, el gobierno de Obama repitió como loro la desinformación que esparcieron los mismos operativos de Al-Qaeda responsables del ataque terrorista, con el fin de proteger a esos operativos de Al-Qaeda con los que Obama hizo una alianza para derrocar a Gadafi y de la que ahora depende Obama en su esfuerzo ilegal para derrocar al régimen sirio de Assad.

El 12 de septiembre, Wanis al-Sharif, viceministro del Interior para el Este de Libia y alto dirigente del GCIL, responsable de las fuerzas del Consejo Supremo de Seguridad que tomaron fotos de la misión la mañana antes del ataque y abandonaron la escena en cuanto empezó el ataque, le dijo a la prensa que hubo una manifestación de protesta por el video estadounidense que ataca a Mahoma. También alegó falsamente que los guardias de seguridad de EU habían disparado primero.

El 12 de septiembre, Ismail al-Sallabi, líder del GCIL y dirigente de la Brigada 17 de Febrero, responsable por la seguridad de la misión, dijo en la radio que "lo que vimos ayer en Bengasi fue una intifada para proteger el nombre del profeta".

El 21 de septiembre, Abdel Hakim Belhadj, el emir del GCIL, le dijo al diario londinense Guardian: "Estamos plenamente conscientes de que este despreciable video de odio, Inocencia de Muslmanes, no refleja la visión del pueblo estadounidense y que los productores de este video son una minoría extremista... Una campaña de odio encabezada por un grupo pequeño de islamofobos extremistas ha provocado una reacción de pequeños grupos extremistas" que es inaceptable.

A fines del 9 de octubre, Belhadj le dio una entrevista al periódico al-Sharq al-Awsat en donde afirma: "La información que hemos recibido es que el problema en un principio fue espontáneo. Las personas se congregaron frente al consulado y después se produjo un intercambio de fuego entre ambos bandos entre los guardias del consulado y los manifestantes, algunos de los cuales estaban armados. Esto último dio como resultado en la acción deplorable que se cobró la vida del embajador estadounidense".

Estas mentiras fueron desmentidas a menos de 24 horas después por el presidente de Libia, Mohamed Mararief, quien dijo que el ataque no tuvo nada que ver con el video y que era un ataque terrorista de Al-Qaeda en el aniversario del 11 de septiembre de 2001.

Wanis al-Sharif fue despedido por su propio gobierno el 17 de septiembre. Ismail al-Sallabi fue despedido por su propio gobierno el 24 de septiembre, Abdel Hakim Belhadj, quien dimitió de su cargo como comandante del Consejo Militar de Trípoli en la primavera del 2012, no tenía ninguna posición gubernamental de la cual se le pudiera despedir.

La pregunta obvia que tiene que hacerse es: ¿Ajustó el gobierno de Obama sus temas de discusión para proteger a sus agentes en Al-Qaeda en Libia que fueron los responsables por el asesinato del embajador Stevens y otros tres estadounidenses?