Otro argumento a favor de la Glass-Steagall: "Secretos y mentiras del rescate"

10 de enero de 2013

 

10 de enero de 2013 — Con este título, el reportero investigador financiero Matt Taibbi, profundiza en los engaños y acuerdos secretos de los rescates a Wall Street de los gobiernos de Bush y Obama, en un artículo extenso en Rolling Stone. Aunque Taibbi no se refiere a la Glass-Stegall en este artículo, ciertamente muestra el por qué es absolutamente necesario el restablecimiento de la ley de Franklin D. Roosevelt (FDR)

Sobre los elogios de Washington y Wall Street a los rescates porque supuestamente habían evitado otra depresión, y de que se había pagado el dinero, dice: "Todo fue una mentira; una de las falsedades más grandes y más elaboradas que se le haya vendido en la historia a la población estadounidense. Nos dijeron que los contribuyentes iban a intervenir —solo temporalmente, eso sí— para apuntalar la economía y salvar al mundo de la catástrofe financiera. Lo que realmente terminó sucediendo fue exactamente lo contrario: comprometieron a los contribuyentes estadounidenses en un apoyo permanente, ciego, de un nuevo sistema financiero hiperconcentrado, ingobernable y desregulado que exacerba la codicia y la inequidad que ocasionó el crac, y que forza a los bancos de Wall Street como Goldman Sachs y Citigroup a aumentar los riesgos en vez de reducirlos".

"El resultado", continúa Taibbi, "es uno de esos acuerdos en donde una decisión equivocada puede convertirse rápidamente en una pesadilla exuberante con consecuencias impredecibles. Nosotros pensamos que solo le estábamos permitiendo a un amigo que se quedara en nuestra casa por unos días; pero terminamos con una familia de trogloditas que se mudaron a nuestra casa para siempre, durmiendo nueve en una cama y construyendo un laboratorio de metanfetaminas en el jardín de enfrente".

Taibbi dice que mentir es un rasgo intrínseco del rescate, es "el mecanismo más importante del rescate", incluyendo la manera en que se impuso su aprobación en el Congreso. Repasa en gran detalle todos los programas de rescate con sus siglas, el TARP, HAMP, TALF etc. y cómo los grandes bancos tienen estacionados en la Reserva Federal $ 1,4 billones, que no están haciendo nada por la economía sino solo recolectando intereses libres de riesgo para los bancos. Detalla cómo miente el gobierno sobre el hecho de que los bancos estaban al borde del colapso y fue cómplice en las calificaciones falsas, las fraudulentas "pruebas de estrés".

El resultado, concluye Taibbi, es un fraude estilo Ponzi en el que el valor de todo está inflado. Algo peor que el TARP, fueron los préstamos secretos de emergencia que le hizo la Reserva Federal (Fed) a Wall Street por $7.7 billones, que se supone nunca se iban a hacer públicos. El resultado general fue que los bancos mas grandes se convirtieron en algo más grande, más inmanejable, y más peligrosos que antes; son tan complejos que es imposible regularlos. Señala que en un estudio reciente de la Fed de la ciudad de Kansas muestra que se necesitarían 70,000 examinadores para inspeccionar los megabancos con el mismo nivel de escrutinio con el que inspeccionan a los bancos comunitarios. Y la garantía implícita de más rescates le ha permitido a los grandes bancos meterse en inversiones aún más riesgosas y más especulativas, como son los valores respaldados por hipotecas y los préstamos sobre el sueldo, "el final más sórdido y más vergonzoso del sistema financiero".

En 2011, con Obama, informa Taibbi, los bancos aumentaron sus "inversiones" en compañías con calificación de chatarra en un 74%, en tanto que sistemáticamente relajaron sus niveles para conceder préstamos en busca de clientes con mayor rendimiento, todo lo cual incrementa dramáticamente las probabilidades de un futuro desplome financiero.

http://www.rollingstone.com/politics/news/secret-and-lies-of-the-bailout-20130104