Parte II del 11/9 se extiende por norte y occidente de África con ataque extremista en Argelia

18 de enero de 2013

18 de enero de 2013 – Concluyó el ataque y toma de rehenes del miércoles en la noche en el campo de producción gasífera de la región centro oriental de Argelia, perpetrado po los mismos elementos ligados a Al-Qaeda de las redes de militantes salafistas contrarios al Estado nacional, aliados de Obama y apoyados por Qatar y Arabia Saudita, que derrocaron a Gadafi en Libia y que amenazan con aplicarle el mismo tratamiento a Siria. Las fuerzas especiales de Argelia montaron un operativo de dos flancos en el que un número no especificado de rehenes y yihadistas murieron, según fuentes oficiales.

Todo el asalto terrorista, que se cree estuvo encabezado por Mokhtar Belmokhtar (nombre real Khaled About al-Abass), un yihadista argelino con entrenamiento en Afganistán y viejo agente de las redes terroristas británico-saudí-qataríes, resalta lo que Lyndon H. LaRouche advirtió cuando se produjo el ataque de Al-Qaeda al consulado estadounidense en Bengasi: que eso no era más que el principio de la parte II del 11 de septiembre que se iba a extender pronto por todo el planeta y abarcaría otras regiones.

Esto es lo que está sucediendo ahora con la crisis actual en Argelia y Mali. Todo el norte de África está cayendo rápidamente en el caos y existe un peligro muy real de que el terrorismo controlado por los británicos se active en Francia, Alemania, Italia, España y otras naciones del continente europeo involucradas en operaciones militares en Mali.

El jueves, Argelia ofreció permitir a los atacantes abandonar el lugar, si liberaban a todos los rehenes, pero el grupo se negó a negociar. Se produjo entonces el primer ataque argelino con helicópteros artillados cuando los secuestradores estaban tratando de mover a los rehenes hacia una posición más defendible. Después, los militares tuvieron que desalojar a los yihadistas restantes de las instalaciones de producción misma, lo cual fue más difícil porque no podían usar los helicópteros artillados debido a que podían causar una explosión.

El Ministro de Comunicaciones de Argelia, Mohamed Said dijo que el ataque yihadista fue la labor de grupos terroristas multinacionales que tenía la intención de implicar a Argelia en el conflicto en Mali, desestabilizando al Estado argelino y destruyendo su economía, que depende de la venta de hidrocarburos.

El Wall Street Journal de hoy cita a Adbeilhamid Si Afif, miembro prominente del partido gobernante en Argelia, quien dijo sobre el grupo de Belmokhtar: "Tienen el poder de sacudir toda la región". El Journal, al igual que la prensa argelina, informó que el ataque fue planeado cuidadosamente. Los informes argelinos dicen que el grupo de Belmokhtar incluye a egipcios, tunecinos y argelinos entre otros, uno de los cuales hablaba un buen inglés. También dijeron que el grupo de Belmokhtar pasó de Mali a Libia y de ahí cruzaron a Argelia.

Anteriormente se han documentado los nexos de Belmokhtar con los mismos yihadistas de Al-Qaeda en Libia con los que se alió Obama, y quienes después atacaron al consulado estadounidense en Bengasi. Belmokhtar se convirtió en parte de Al-Qaeda en las redes del Maghreb Islámico (Aqim) en Argelia, quienes se fueron al norte de Mali en busca de refugio. Especialista en obtener dinero mediante secuestro y pagos de cuantiosos rescates por la liberación de europeos, Belmokhtar fue expulsado de Aqim en noviembre pasado debido a sus diferencias con el liderato de Aqim sobre como debían dividirse los rescates, y formó su propio grupo, con sede en Mali. Fuentes francesas y algunos medios informan que se cree que murió en el contraataque argelino, aunque esto no se ha confirmado.