Piensa como Washington: ¡Juicio político para Obama!

26 de diciembre de 2012

25 de diciembre de 2012 – La siguiente declaración fue emitida en la víspera de esta Navidad, por Diane Sare, candidata a la gobernatura de Nueva Jersey.

Estos son tiempos que ponen a prueba el alma de los hombres. Así comenzó diciendo el patriota estadounidense, Thomas Paine, hace 236 años, y hoy, en la Navidad de 2012, nos enfrentamos a una crisis todavía mayor que aquella que enfrentó la naciente república estadounidense, en contra del imperio británico en 1776. George Washington sabía que si no movilizaba a su ejército, agotado y diezmado, para tomar por sorpresa a los mercenarios de Hessen antes de que el río Delaware se congelase, entonces los hessenos podrían cruzar caminando sobre el hielo y derrotar lo que, en ese invierno, quedaba de nuestro ejército. George Washington sabía que una derrota en ese momento, significaría perder a manos del imperio británico todo el hemisferio y que entonces los estadounidenses serían por siempre esclavizados como fuente de mano de obra barata y recursos naturales, para las familias de las monarquías de Europa. Como todo gran estratega militar, Washington decidió que la única esperanza de lograr la victoria era arriesgarlo todo, y tomar al enemigo por sorpresa haciendo algo que parecía completamente imposible.

Como saben todos ustedes reunidos aquí hoy, estamos aquí porque la misión imposible de George Washington fue un éxito. Ese no fue el final de la guerra, pero si fue un punto de inflexión decisivo durante la guerra, que creó las condiciones para la fundación de Estados Unidos de América.

Durante la Presidencia del títere británico Barack Obama, no solo estamos a punto de perder la nación, sino que con su complicidad con el imperio británico-saudita, incluyendo su respaldo activo a Al-Qaeda y a los grupos vinculados a Al-Qaeda en Libia y Siria, estamos enfrentando una posible guerra termonuclear contra Rusia y tal vez también contra China. Una guerra termonuclear implica la extinción.

Esto no es una exageración. El Presidente Kennedy era profundamente consciente de esta amenaza, razón por la cual manejó del modo que lo hizo la crisis de los misiles en Cuba, y es la razón por la cual no respaldó una guerra en Vietnam. El Presidente Ronald Reagan también entendió la grave amenaza de una posible guerra termonuclear, por lo cual adoptó la propuesta de Lyndon LaRouche de una defensa de rayos láser, que se conoció después como la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI, por sus siglas en inglés).

La negligencia criminal del Presidente Obama (que es el término más suave posible para identificar su comportamiento), tanto antes, durante y después del ataque contra nuestro consulado en Benghazi, así como también la evidencia que se ha mostrado de que a sabiendas está respaldando a los terroristas de Al-Qaeda, son fundamentos más que suficientes para un juicio político. Los miembros del Congreso de Estados Unidos son conscientes de esto, y algunos de ellos se mueven en esa dirección del enjuiciamiento, pero no con la velocidad necesaria.

Por esta razón, yo, como colaboradora del estadista estadounidense Lyndon LaRouche, lancé mi candidatura a la gobernatura del estado de Nueva Jersey. Por eso los invito a que se unan y pidan conmigo que se haga un juicio político al Presidente Obama, antes de que tome posesión de su reeleción. Lo que es imposible, no es que Obama sea enjuiciado políticamente, sino ¡que podamos sobrevivir otros 4 años con el en la Presidencia!

¡No sean unos Tory!