Rachel Brown: ¿Qué pasaría si no se implementase la Glass-Steagall?

21 de febrero de 2013

21 de febrero de 2013 – El pasado 17 de febrero, la ex candidata al Congreso Rachel Brown emitió la siguiente declaración.

Estamos al borde del colapso del sistema financiero mundial, y para esto no hay excepción. A menos que la legislación Glass-Steagall se implemente para eliminar la deuda de este sistema en bancarrota, nos veremos frente a condiciones de hiperinflación imparable, una Era de Tinieblas, y una potencial guerra termonuclear.

Ambos lados del sistema financiero transatlántico se encuentran en un proceso de desintegración hiperinflacionaria, y sin embargo los políticos y economistas están sencillamente tratando de pretender que no está sucediendo. A algunos inclusive les están diciendo que deben hacer campaña pública, y en círculos de influencia, en contra de la Glass-Steagall. ¿Por qué? Por la perpetuación del imperio.

Después del colapso del sistema soviético, se perdió la oportunidad de un nuevo renacimiento euroasiático, y saquearon a Europa, comenzando con el antiguo CAME. Ahora, todo el occidente y el centro de Europa se encuentran igual, está siendo destruida, y tratando de aprender a vivir mientras la destruyen; y no obstante, siguen sacando más endeudamiento y manipulándolo. La intención, sin embargo, es dejar que se derrumbe el sistema actual, y reemplazarlo con uno que no salvará a la mayoría de los que sufren. Esto será genocidio para la mayoría, mientras se ponen en marcha los planes para salvar a los pocos "escogidos".

Tenemos que decidirnos a pelear ya, por la única solución: Glass-Steagall y un sistema de crédito federal para la producción física.

El rechazo a tales medidas como lo hacen lacayos del imperio británico, como el Oficial Mayor de la Casa Blanca de Obama, Jacob Lew, actual candidato para Secretario del Tesoro, los presenta de inmediato como los enemigos de la población. Obama mismo ya claramente ha actuado de este modo en numerosas ocasiones. La semana pasada, Lew manifestó la actitud de desprecio de la Casa Blanca hacia el sufrimiento de la mayoría de los estadounidenses, cuando respondió a una pregunta que hizo la Senadora Cantwell sobre el restablecimiento de la Glass-Steagall, diciendo, "yo no creo que se trata solo de resucitar una ley de 1933", y recomendó en vez de esta la ley Dodd-Frank, ¡la cual ya se ha demostrado que es un completo fraude que fue escrita por los propios bancos, con la intención de perpetuar un sistema financiero quebrado!

La Casa Blanca, dirigida desde Londres, se niega a procesar a los bancos que han atropellado sin miramientos la decencia humana y la ley fundamental. El jefe de la División Penal del Departamento de Justicia , Lanny 'Gunwalker' Breuer, declaró esto con claridad en una entrevista que le dio al programa Frontline, manifestando abiertamente que coloca de modo intencional los intereses del sistema financiero por encima de la obligación de procesar los crímenes que se conoce que han cometido los bancos grandes, fomentando tales acciones de tal modo que se acuñó el término de "demasiado grandes para ir a la cárcel". A pesar de los supuestos motivos de tal locura criminal descarada, sabemos que digan lo que digan, su intensión es matar a la gente, (incluyéndote a ti) a fin de reducir la población humana globalmente, así como han planteado abiertamente los patrocinadores británicos de Obama.

La idea que tiene la mayoría de la gente sobre la economía no va más allá de quien paga su sueldo mensualmente. Este es el punto débil de los estadounidenses y del Congreso: ¡No entienden la economía física! Este es el motivo por el cual, a pesar de que no hay valor alguno por ningún lado en la totalidad del sistema dirigido por Londres, Wall Street y Obama, y que la deuda no se podrá subsidiar nunca, no se han hecho cambios fundamentales para asegurar la supervivencia perdurable no solo de Estados Unidos, sino de nuestra civilización 'globalizada' toda.

Tenemos que restablecer el Sistema de Crédito de Alexander Hamilton, comenzando por la ley Glass-Steagall. Cualquier deuda que se haya creado, pero que no pueda atribuirse a nada de valor perdurable o al incremento de las capacidades productivas, nunca debió haberse emitido, en primer lugar. El dinero no tiene valor intrínseco.

En vez de sentarnos a esperar a que fracasen esas medidas que no van a funcionar, y luego seguir con la corriente, pasando por encima de tu vecino para sobrevivir, debemos escoger lo que vamos a hacer, y hacerlo comprometiéndonos con el futuro: la Glass-Steagall, un sistema de crédito federal, y construir el NAWAPA. De ningún otro modo va a funcionar esto.