El auge en fusiones y adquisiciones, ¿es señal del fin de la burbuja de los rescates financieros?

26 de febrero de 2013

25 de febrero de 2013 — Como con cada una de las burbujas de los últimos 25 años —que va desde la burbuja de bonos chatarra de Michael Milken, que terminó con el desmantelamiento del banco de inversión Drexel Burnham y el derrumbe del mercado de valores en octubre de 1987, hasta la burbuja de la deuda de Asia, la burbuja de las empresas de la tecnología informativa punto.com y la burbuja inmobiliaria— una característica importante en todas esas burbujas fue un aumento en la actividad de fusiones y adquisiciones(FyA) antes de que todas ellas estallaran. De forma paralela a la burbuja de los rescates financieros de hoy en día, que está impulsando el alza en el mercado de valores, mientras se mantiene bajo el costo de financiamiento, hay una nueva burbuja de FyA, que comenzó a despegar a finales del 2012 y hoy va a todo vapor. Y esto no esta ocurriendo sólo en Estados Unidos, también en la zona del euro, en Asia y Medio Oriente, en la forma del aumento en el valor de los fondos soberanos de inversión. Dicha actividad frenética en FyA, es hoy una característica de la hiperinflación en general, debido a que las instituciones financieras tienen efectivo que les han inyectado y están desesperadas por obtener ganancias a corto plazo.

Algunas comparaciones con burbujas anteriores, dejan claro el asunto:

Actividad de FyA en Estados Unidos

Año   N de Transacciones   Valor de Transacciones($)

2000  10472 $1.5 billones

2001  8216  $794 mil millones (cayó después del 11 de septiembre)

2004  8253  $852 mil millones (aquí empezó)

2005  8200  $1.2 billones (inicia burbuja inmobiliaria)

2006  10238 $1.5 billones

2007  10695 $1.6 billones (explota la burbuja inmobiliaria)

2008  8788  $1.0 billón

2009  7415  $803 mil millones

2010  10108 $898 mil millones

2011  10518 $1 billón

2012  12192 $982 mil millones (4ª Emisión Cuantitativa)

La actividad de FyA alcanzó un punto máximo en 2006, con al menos $4 billones en transacciones.

En el 2011 y 2012, un total aproximado de $2 billones por año fueron tramitados en transacciones globales.

La proyección para el 2013, inicialmente fue de 3 billones, ahora, algunos predicen que esto podría crecer hasta $3.5 billones, especialmente si aparentemente las tasas de interés subirán el siguiente año.

En el primer cuarto del 2013, se ha producido un salto en la actividad del FyA, con algunas transacciones recientes, incluyendo:

La fusión de U.S. Air con American Air -transacción de $11 mil millones;

La adquisición de H.J. Heinz por Berkshire Hathaway ($23,300 millones) con $1200 millones de préstamos apalancados, en el precio de compra;

Dell Computers se volvió privado, con un costo total de $24,400 millones ($7500 millones en préstamos apalancados);

Comcast compra de NBC Universal;

Fondo de inversión de Abu Dhabi compra 42 hoteles Marriot.

Para mediados de febrero de este año, se han producido en Estados Unidos, anuncios de fusiones por $182 mil millones (en seis semanas), comparadas con sólo $58 mil millones en el mismo período de tiempo del año pasado.

El análisis estúpido es que hay una "demanda acumulada de transacciones". La realidad es el abundante dinero en efectivo (gracias a Bernanke y toda esa pandilla), deuda barata (también debido a las bajas tasas de interés) y una débil supresión regulatoria.

Un analista dijo que los ejecutivos que hacen las transacciones "están contentos de tener un activo (es decir, la empresa que han tomando como blanco para la compra) para sustituir el efectivo inerte en los balances de las empresas". Entre los blancos están empresas de productos alimenticios, de energía y firmas tecnológicas.

Y por supuesto, honorarios, comisiones y cuotas para las firmas de adquisiciones apalancadas, para las empresas con dinero en efectivo y para los abogados. Mientras el mercado se encuentre revuelto, esta es una de las maneras más fáciles y baratas de generar ganancias.

Un ejemplo de esto es Nelson Pelz, ex monstruo de Milken, cuyo fondo Trian, compró una parte de Lazard Freres el año pasado. Según la firma de inversiones Aquila también la relación incierta entre las monedas impulsará la actividad, donde la devaluación del yen juega un factor clave.