Tras el "recorte presupuestal automático": Obama intenta recortar las prestaciones sociales

26 de febrero de 2013

26 de febrero de 2013 — Dentro del juego "busquemos al culpable" que está ganando hegemonía en la medida en que disminuye la probabilidad de un acuerdo bipartidista para evitar que se instrumente el recorte presupuestal automático, hay una presión sutil de la Casa Blanca de Obama para que se abran las puertas a su verdadero deseo: recortar las prestaciones sociales, empezando con el Medicare (el servicio médico gubernamental para mayores de 65 años).

Al igual que con todo el recorte presupuestal automático, que Bob Woodward denunció fue primero presentado por Obama, quien después trató de encasquetárle la responsabilidad a los republicanos, ahora está tratando también de manipular ambos lados sobre el caso del Medicare. En las negociaciones presupuestarias de fines de diciembre con John Boehner, Obama propuso $400 mil millones en recortes en los servicios de salud, enfocándose principalmente en recortes en los gastos del Medicare. Hoy, en las respuestas por escrito a las preguntas presentadas por el senador Orrin Hatch (después de su testimonio en las audiencias de confirmación en la Comisión de Finanzas del Senado), el ex jefe de personal de la Casa Blanca y candidato actual a Secretario del Tesoro, Jack Lew afirmó que "el gobierno no apoya elevar la edad de elegibilidad para el Medicare". Como señala irónicamente en la reseña de The Hill esta mañana, esta fue una propuesta que "Obama apoyó en las pláticas sobre el déficit del 2011 con el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner".

La Casa Blanca anda bailoteando con los recortes en las prestaciones sociales, que, de hecho, ya se han llevado a cabo. El New York Times de hoy nota que la Casa Blanca está perdiendo apoyo demócrata para su propuesto recorte en el Medicare porque los informes de la Oficina Presupuestal del Congreso (CBO) están mostrando que los gastos proyectados de Medicare (para el 2020) ya se redujeron en $400 mil millones, de $6.5 billones de dólares, calculados en el informe del CBO, a $6.1 billones en su último informe. Esta cantidad, dice el Times, ya es superior a los $303 mil millones de recortes propuestos por la odiada 'comisión comida para gatos' de Simpson-Bowles del 2010.

El artículo dice que las causas de porque se redujo el uso de los servicios médicos entre la tercera edad desde el 2009-2010, son "desconocidas", pero deja bastante en claro que se debe a las varias disposiciones para negar el servicio de Obamacare, las multas a los hospitales por readmisiones, los doctores que se niegan a aceptar pacientes con Medicare e individuos más pobres que no pueden cubrir los pagos correspondientes.