Obstrucción parlamentaria frena el poder dictatorial de Obama

9 de marzo de 2013

7 de marzo de 2013 — Después de meses de evasivas y de 13 horas de "discursos de obstruccionismo parlamentario" en el pleno del Senado, finalmente el gobierno de Obama tuvo que reconocer el jueves 7 que el Presidente Obama no tiene la autoridad para utilizar los aviones robot (drones) para matar a estadounidenses en territorio de Estados Unidos, si este individuo no está metido en operaciones de combate en contra de Estados Unidos.

El senador Rand Paul (republicano de Kentucky), quien encabezó el obstruccionismo parlamentario hasta la medianoche del miércoles, inmediatamente la calificó de una "victoria importante" para las libertades civiles y una "humillación" para las arrogantes pretensiones del Presidente Obama. Lyndon LaRouche estuvo de acuerdo con la evaluación de Paul en ambas cosas. La capitulación del gobierno despejó el camino para que se votara en el Senado, en donde se confirmó a John Brennan como director de la CIA por 63 votos contra 34.

Durante las 13 horas de obstruccionismo parlamentario, el senador Paul afirmó repetidamente que solo pedía que el Presidente Obama o el Procurador General Eric Holder respondieran una simple pregunta: ¿Tiene el Presidente la autoridad para matar a un estadounidense no combatiente en territorio estadounidense? La carta de hoy de Holder a Paul va al punto: "Estimado senador Paul: Se me ha informado que usted tiene ahora una pregunta adicional: "¿Tiene el Presidente la autoridad para usar aviones robot armados para matar a un estadounidense no comprometido en combate en territorio estadounidense?". La respuesta a esa pregunta es "no".

En entrevista con CNN el 8 de marzo, el senador demócrata Ron Wyden (Oregon) apoyó totalmente la aplicación del obstruccionismo parlamentario al que se unió Wyden.

"Yo califico a nuestro movimiento como un movimiento de frenos y contrapesos, en donde decimos que el Presidente tiene un poder tremendo en la arena de la seguridad nacional pero no es un poder sin límites" afirmó Wyden, elogiando a Paul por la acción y subrayando que fue una acción bipartidista.

Ante una pregunta de si recibió una gran cantidad de 'criticas' de parte de sus compañeros demócratas por unirse a Paul, Wyden dijo:

"No demasiadas.... porque yo creo que existe un sentimiento de que está surgiendo un nuevo movimiento político en nuestro país que está por encima de las barreras partidistas [énfasis añadido] y se trata de estadounidenses que quieren que quienes toman las decisiones políticas ejerzan un equilibrio mayor entre proteger nuestra seguridad y proteger nuestras libertades.

Rand Paul también subrayó la naturaleza suprapartidista de la batalla, diciendo en el noticiero Fox del 8 de marzo: "Cuatro o cinco senadores demócratas, que para mi es un gran cumplido, se me acercaron después y me dijeron que estaban de acuerdo con lo que yo había dicho y que apreciaban el espíritu, apreciaban el fervor. Así que, ya saben, para mi fue un gran cumplido que la gente sintiera que estaba luchando por una causa superior que el simple partidismo".

Wyden enfatizó la importancia absoluta de que se hubiera obtenido una respuesta del Procurador General Eric Holder de que Obama no tiene la autoridad para matar a estadounidenses no involucrados en combate en territorio estadounidense, agregando que él, Rand Paul y otros van a seguir haciendo preguntas.

Wyden describió la carta de Holder como "el triunfo de la batalla de dos años en contra de la Casa Blanca y el Departamento de Justicia.

"Así que, salieron a la luz pública muchos de estos asuntos y yo estoy muy contento que haya sido sobre bases bipartidistas, y es por eso que tome la palabra en la plenaria durante el obstruccionismo parlamentario de Rand Paul para asegurarme que el país viera que esta es una nueva fuerza política. Algunas veces, yo llamo a este movimiento el movimiento de frenos y contrapesos, en donde decimos que el Presidente tiene un poder tremendo en el campo de la seguridad nacional pero no es un poder sin límites".