Los liberales demócratas en la Cámara de Representantes se suman para exigir respuestas al gobierno sobre los drones asesinos

13 de marzo de 2013

13 de marzo de 2013 — Los desafíos en el Congreso a la política imperialista de utilizar drones asesinos del gobierno se han extendido ahora a ambas cámaras, a ambos partidos y a todo el espectro ideológico en el Congreso. Después de que el republicano libertario senador Rand Paul (por Kentucky), aplicara el obstruccionismo parlamentario la semana pasada, ocho de los demócratas más liberales de la Cámara de Representantes, encabezados por Barbara Lee de California le enviaron ayer una carta al presidente Obama, dejando en claro su vehemente repudio a las burlas del gobierno a la ley, a la Constitución estadounidense y a los derechos humanos. Lo que hace más punzante su carta, es que los congresistas le enrostran a Obama su declaración en el último informe del Estado de la Unión, donde dijo que "debemos incluir nuestros valores en la lucha", e insisten en que les explique las bases legales para su depravada política de drones.

El texto completo de la carta es el siguiente:

En respuesta a la revelación parcial de los memorandos del Departamento de Justicia que describen las justificaciones legales en que se sustentan los ataques a ciudadanos estadounidenses y otros en el transcurso de operaciones de contraterrorismo, le escribimos para enfatizar el papel vital del Congreso para supervisar estos asuntos. Todo estadounidense tiene el derecho a saber cual es el razonamiento legal subyacente que garantiza un debido proceso.

Autorizar el asesinato de ciudadanos estadounidenses y otros tiene profundas implicaciones para nuestra Constitución, los valores fundamentales de nuestra nación, nuestra seguridad nacional y las futuras prácticas internacionales. La afirmación de la rama ejecutiva de que tienen autoridad para privar de la vida a ciudadanos, y hacerlo sin tener que explicar las bases legales para hacerlo, establece un peligroso precedente y es un modelo de comportamiento que no le gustaría a Estados Unidos que emularan otras naciones.

La información contenida en los memorandos del Departamento de Justicia filtrados el 4 de febrero de 2013, en el contexto de una creciente falta de rendición de cuentas, transparencia y protección Constitucional en las operaciones de contraterrorismo de EU, nos deja profundamente preocupados sobre lo que parece constituye un lenguaje demasiado autoritario, incluyendo, aunque no limitado a:

1) Un alcance geográfico ilimitado;

2) Funcionarios de "alto nivel" no identificados con la autoridad de aprobar las listas de asesinato;

3) Una definición vagamente definida sobre cuando es "factible" una captura;

4) Una definición demasiado amplia de la frase "amenaza inminente", que redefine la palabra en una forma que extravía el significado de su tradicional significado legal; y

5) La sugerencia de que seria legal matar ciudadanos estadounidenses y otros "bajo la Autorización para el Uso de Fuerza Militar y el derecho inherente a la defensa nacional".

Estos son unos límites legales vagos en donde se corre el riesgo de que la rama ejecutiva autorice las muertes de ciudadanos estadounidenses que de otra manera están protegidos por la Constitución y parece que efectivamente vicia el debido proceso de la ley sin ninguna supervisión ni responsabilidad.

Por lo tanto, le pedimos que de a conocer, en forma desclasificada, la totalidad de las bases legales que alega tener la rama ejecutiva en las áreas que son el tema de la carta. La afirmación del Ejecutivo de que tienen autoridad se tiene que articular cabalmente para todo el Congreso y para el pueblo estadounidense.

También le pedimos que prepare un informe para el Congreso delineando la arquitectura del programa de drones de su gobierno, hacia un futuro, incluyendo sus esfuerzos para limitar las instancias y remunerar a las víctimas de bajas civiles de los ataques con drones, acceso más amplio a un proceso debido para identificar los objetivos y continuar con la estructuración del programa de drones dentro del marco del derecho internacional. Un estudio de la GAO del 2012 informa que 75 países y "ciertas organizaciones terroristas" han adquirido drones y tienen o están buscando drones artillados. Sentimos una preocupación creciente porque existe el riesgo de que la doctrina de "guerra global" de nuestro país va a socavar aún más el fundamento del marco internacional para la protección de los derechos humanos.

Como usted lo afirmó en su reciente Estado de la Unión: "Tenemos que incluir nuestros valores en la lucha". Nosotros, por lo tanto, le pedimos que usted cumpla los compromisos asumidos de estar en contacto con el Congreso para garantizar que las maneras en que seleccionamos, detenemos, procesamos y matamos a sospechosos de ser terroristas sean congruentes con los ordenamientos de nuestra Constitución, incluyendo nuestro sistema de frenos y contrapesos.

Le exhortamos firmemente que de a conocer los documentos solicitados en esta carta por las razones expuestas anteriormente.

Gracias y esperamos su pronta respuesta.

Además de Barbara Lee, la carta fue firmada por John Conyers ( Michigan), Keith Ellison (Minnesota), Raúl Grijalva (Arizona), Donna Edwards (Marylandd), Mike Honda (California), Rush Holt (Nueva Jersey) y James McGovern (Massachusetts).