Protestas masivas en contra de la austeridad "suicida" del gobierno español; escuadra larouchista despliega en Valencia

13 de marzo de 2013

13 de marzo de 2013 — El domingo 10 se extendieron por toda España las protestas en contra de la austeridad "suicida" del gobierno de Mariano Rajoy, que está despedazando a la sociedad, arrojando a millones a la pobreza, eliminando los servicios sociales, las prestaciones sindicales y desmantelando cualquier cosa que siquiera se semeje a una red de protección social.

Se calcula que unos 300,000 españoles se manifestaron a nivel nacional, incluyendo una escuadra de cuatro miembros del Movimiento LaRouche en España de la ciudad de Valencia, quienes distribuyeron volantes con el programa de desarrollo de LaRouche, haciendo un llamado a los españoles para que tiren a la basura el sistema del euro, establezcan un sistema crediticio y una banca nacional que garantice el financiamiento para los programas de desarrollo nacional, y la aprobación de una norma estilo Glass-Steagall. Entre los que recibieron el volante estaban representantes del grupo Iaioflautas, una organización de personas de la tercera edad cuya manta decía "Luchamos para defender el futuro de nuestro hijos y nietos".

La intervención larouchista fue la respuesta apropiada a la demanda de los manifestantes de "un cambio urgente y radical en la política".

Las manifestaciones, cuyas consignas eran "En contra de los Recortes, seis millones de razones" (en referencia a los 6 millones de desempleados en España), fueron organizadas por la Cumbre Social, un grupo paraguas que agrupa a 150 organizaciones, entre ellas las grandes organizaciones sindicales, CCOO y UGT. También forman parte de la movilización por toda Europa convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), que tiene planeadas manifestaciones en Bruselas para hoy 13 y el 14 de marzo cuando se reúna la Comisión Europea, así como también en el resto de Europa.

El dirigente de la UGT, Cándido Méndez, le dijo a los reporteros que las protestas del domingo eran "expresión de un rechazo muy claro a las políticas del gobierno... que han ocasionado un aumento en la destrucción del empleo, en la inequidad y en la pobreza". Estas políticas, dijo, "han arrojado al 27% de la población a la pobreza".