Elogian a Bill Gates por sus genocidas proyectos agrícolas; junto con Carlos Slim se apodera del famoso CIMMYT de Borlaug

14 de marzo de 2013

Elogian a Bill Gates por sus genocidas proyectos agrícolas, mientras que junto con Carlos Slim se apodera del famoso CIMMYT de Normal Borlaug

14 de marzo de 2013 — El depredador financiero británico Jeremy Grantham fue entrevistado en el programa de Charlie Rose el lunes en la noche, en donde planteó cómo se tiene que reducir la población mundial a 4 mil millones de habitantes, lo cual es una bicoca comparado con lo que quiere la reina, pero de todas maneras matar a 3 mil millones de personas lo coloca en uno de los anillos más profundos del infierno. El filántropo fascista Grantham, fundador del Instituto Grantham sobre Cambio Climático, maneja uno de los fondos de índices especulativos más viejos y más grandes del mundo, GMO. Grantham dijo que está feliz porque actualmente está cayendo la tasa de nacimientos en muchas partes del mundo.

Esto llevó a Rose a preguntarle sobre su correligionario Bill Gates, quien ha invertido millones en programas agrícolas a favor de mantener a los campesinos en pequeñas parcelas con herramientas rudimentarias para evitar la construcción de infraestructura agrícola. Grantham alabó a Gates por esas políticas agrícolas (tácitamente de despoblación).

Es de notarse que en febrero, Bill Gates y el multimillonario mexicano Carlos Slim anunciaron la toma del famoso Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) en México, el centro original de la "Revolución Verde" de Norman Borlaug, que se expandió después para convertirse en el CGAIR (Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales) una red de centros a nivel mundial para expandir la investigación y el desarrollo agrícola.

Recientemente una fuente del Instituto Internacional de Investigaciones sobre el Arroz en las Filipinas (IRRI, la división sobre el arroz del CGAIR) le dijo al semanario EIR que el financiamiento para el IRRI de parte de los gobiernos se había desplomado y que ellos dependían de Bill Gates y de Monsanto para su financiamiento, lo cual impone severas condiciones (principalmente, ya no realizan investigaciones fundamentales de largo plazo, sino proyectos de corto plazo y redituables según el mercado), con serios resultados para el futuro de la producción de alimentos y la capacidad de alimentar a la población mundial, que claramente es la intención de Gates y los de su ralea.