Rusia enfrenta a Gran Bretaña por armar a la oposición siria

16 de marzo de 2013

15 de marzo de 2013 — El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, afirmó inequívocamente este jueves 14 que armar a los rebeldes sirios seria una violación al derecho internacional. "En cuanto a la posibilidad de armar a la oposición, el derecho internacional no lo permite, hasta donde yo entiendo; esa es la razón de por qué armar a la oposición, directa o indirectamente, sería una violación del derecho internacional", dijo Lavrov en Londres, en donde junto con el Ministro de la Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, se reunieron con sus contrapartes británicas en pláticas sobre un diálogo estratégico. Lavrov también afirmó que el comunicado de Ginebra de junio pasado sigue siendo la base para cualquier arreglo político en Siria.

"El comunicado de Ginebra no fija ninguna precondición, como la salida del presidente [sirio] Assad, y los que dicen que eso es necesario para iniciar un proceso político, anteponen este objetivo geopolítico antes del objetivo de parar la violencia" dijo Lavrov.

Las declaraciones de Lavrov se produjeron un par de días después de que el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, informara que el Reino Unido pudiera romper con la Unión Europea (UE) y abastecer de armas a los rebeles o incluso intervenir militarmente en Siria. La semana pasada, el secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague anunció que Gran Bretaña abastecería con vehículos artillados y otro "equipo no letal" a los rebeldes.

Lavrov también destacó el fantasma de que las armas de occidente caigan en manos de Jabhat al Nusra, la formación yihadista que, según todos los informes, controla la mayor parte de la lucha en contra del gobierno. Destacó que Francia, con el apoyo de Rusia y otros en el Consejo de Seguridad de la ONU, la ha emprendido contra grupos terroristas en Malií pero no hace mucho esos mismos grupos estaban combatiendo en Siria y "pescando en el río revuelto de Libia". Esto plantea la cuestión, dijo, de quien va a recibir las armas que está abasteciendo Occidente y señaló que en Siria está Jabhat al Nusra, recientemente declarada organización terrorista por el Departamento de Estado de EU, una decisión que indignó a miembros de la coalición siria respaldada por EU.

"Uno no puede ignorar los procesos más amplios y las implicaciones más profundas que ya provocaron la "Primavera árabe" en muchos países de la región y otros que seguirán" dijo. "Estamos convencidos de que no podemos permanecer con la venda en los ojos. Es cierto, Siria es una tragedia y hay una crisis humanitaria; pero también decidir armar a la oposición y deshacerse del problema, es también imposible. Pensemos sobre lo que viene después. Ese tipo de análisis es el que falta en nuestras discusiones".

En una declaración por separado desde Moscú, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Alexander Lukashevich, destacó que Jabhat al Nusra, al ser la fuerza de combate más grande de la oposición al gobierno de Siria, termina por ser el "último usuario" de cualquier ayuda que se le suministre a la oposición.

Por su parte, Hague, quien estaba parado junto a Lavrov hoy, respondió directamente a Lavrov declarando que "no podemos descartar nada para un futuro" y que "puede estar usted seguro que cualquier acción va a ser legal con fuertes bases en el derecho internacional".