Fisher pide ponerle fin a los "demasiado grandes para quebrar"

18 de marzo de 2013

18 de marzo de 2013 — Durante su intervención en la Conferencia de Acción Política Conservadora en las afueras de Washington DC, el jefe de la Reserva Federal (Fed) de Dallas, Richard Fisher, reiteró su llamado a separar los grandes bancos y restringir la protección del gobierno a las unidades de banca comercial de los consorcios bancarios. Nótese que la propuesta no pide una separación bancaria total. Hizo una propuesta con tres vertientes:

* "Primero, vamos a reducir la red de protección federal —seguro a los depósitos y la ventanilla de descuento de la Reserva Federal— para que se aplique solo a los bancos comerciales tradicionales y no a las filiales no bancarias de los consorcios bancarios o las mismas compañías matrices (para los cuales nunca se tuvo la intención de ser protegidos por el gobierno.)

* "Segundo, los usuarios, acreedores, y contrapartes de todas las afiliadas no bancarias y las compañías matrices firmarían un declaración simple, no ambigua, jurídicamente vinculante, en donde reconozcan y acepten que no hay garantías del gobierno, nunca, que respalde sus inversiones. Una cláusula de exención de responsabilidades similar se aplicaría a los depósitos bancarios por fuera del límite de protección de la Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC por siglas en inglés) y otras deudas no aseguradas.

* "Tercero, nosotros recomendamos que los grandes consorcios financieros se reestructuren de forma tal que cada una de sus entidades corporativas esté sujeta a un proceso de quiebra expedito, y en el caso de las entidades bancarias mismas que sean de un tamaño que sea 'demasiado pequeño para salvar'. Abordar el tamaño institucional es vital para mantener una amenaza creíble de quiebra, aportando por lo tanto un caso convincente de que realmente ha cambiado la política. Con este paso se logra tanto incentivos bancarios como una estructura correcta, ninguno de los cuales se logra con la Dodd-Frank".