Está en camino el desplome bancario del euro, otra vez

19 de marzo de 2013

19 de marzo de 2013 — Con la expropiación de los ahorros de los chipriotas para salvar a los bancos, el desplome bancario de cinco años en la zona del euro que había "terminado" en el 2012, claramente no llegó a su fin y ha explotado de nuevo.

Mientras el 18 de marzo caían por toda Europa las acciones de los bancos, la agencia calificadora Moody's fue la primera en revivir el fantasma de una degradación del crédito bancario por toda la zona del euro, que llevaría a corridas o "trotes" contra los bancos. Moody's advirtió hoy en una "nota" que el rescate chipriota con la incautación de depósitos es "crédito negativo para los depositantes bancarios por toda Europa... La decisión de imponerle pérdidas a los depositantes destaca la disposición de los planificadores de la zona del euro de arriesgarse a desatar trastornos más amplios en los mercados financieros con el fin de obtener otros objetivos políticos".

Un análisis de Bloomberg News advierte que las calificaciones del crédito bancario se va a degradar por todos lados en la mayor parte de Europa; la "crisis bancaria va a volver a reiniciarse". Es cuestión de tiempo antes de que empiecen los depositantes a correr a sacar sus ahorros de los bancos, mientras puedan. En una situación diametralmente opuesta a lo que se supone que son las garantías a los depósitos, se ha subordinado el dinero de los depositantes para inyectarle la liquidez (le dicen "rescates") a los bancos insolventes acreedores; tratan a los depositantes chipriotas como "acreedores no asegurados de menor categoría" de los bancos y se les está dando a cambio "acciones" ridículas de los bancos en quiebra. El daño ya está hecho no importa que durante la semana se "revisen" las confiscaciones en Chipre.

El nuevo disparo del desplome bancario se produce después de meses en que autoridades tales como Ben Bernanke y —justo este fin de semana en una columna sindicada— Lawrence Summers, declararon que la promesa del presidente del BCE, Mario Draghi de que la impresión ilimitada de dinero ya había "cerrado un capítulo" en la crisis financiera (¡no económica!) de la zona del euro.

Ahora estamos de regreso al artículo editorial de Gordon Brown en el infame New York Times del 31 de mayo del 2011: "Toda Europa enfrenta corridas bancarias incontrolables" a menos que "se adopten soluciones drásticas" de un rescate bancario organizado, global y multibillonario, escribió entonces Brown.

La Glass-Steagall, rechazada por el FMI en su "Valuación sobre la Estabilidad Financiera" de Europa, es la única solución.

Los medios financieros como CNN Market Watch estaban reportando optimistamente los encabezados del lunes como "Ninguna corrida bancaria en España, todavía". Pero los bancos allá y en varios otros países cerraron el lunes en un feriado bancario por si las dudas. Wolfgang Münchau en el Financial Times escribió más realistamente: "El daño político de largo plazo de este acuerdo va a ser enorme. En el corto plazo, el daño consiste de una corrida bancaria generalizada, no solo en Chipre sino por todo el continente. Sería racional que los depositantes en países con finanzas inestables como Italia, España y Portugal, retiraran sus ahorros porque el rescate chipriota ha mostrado que las naciones acreedoras van a insistir de ahora en adelante en que cualquier rescate bancario tiene que estar cofinanciado por los depositantes".

Y Ambrose Evans-Pritchard advirtió en el Daily Telegraph que: "Las potencias acreedoras parece que creen que el riesgo de contagio es manejable ahora que el BCE tiene asegurado su mecanismo de rescate para España e Italia. Pero ellos asumieron exactamente lo mismo cuando impusieron un recorte tan arrogantemente sobre los inversionistas privados en Grecia, solo para precipitar una crisis generalizada por todo el club del mediterráneo. No está nada claro que la malla de protección del BCE para Italia todavía exista, dado que no existe en Roma un gobierno complaciente que haya podido cumplir con las condiciones del rescate. [Los depositantes italianos están advertidos].

"En cuanto a España, sabemos por filtraciones en la prensa española que funcionarios del BCE y de la Comisión [Europea le advirtieron a los ministros del grupo del Euro, que la redada en contra de los ahorradores chipriotas representa una grave amenaza de contagio para los bancos españoles amenazando con desatar una corrida contra los depósitos".