2013: El año de la Glass-Steagall

13 de enero de 2013
un paquete de documentación de 18 páginas titulado, 2013: El Año de la Glass-Steagall

12 de enero de 2013 -- La Executive Inteligence Review (EIR) puso hoy en circulación un paquete de documentación de 18 páginas titulado, 2013: El Año de la Glass-Steagall[1], que el Movimiento LaRouche España está distribuyendo. La introducción y el mensaje que dan a conocer detalladamente el estado de la pelea legislativa global para lograr la implementación de la Ley Glass-Steagall que en 1933 implementara Franklin Delano Roosevelt dice así:

 Al iniciar el año 2013, la humanidad enfrenta la peor crisis de desintegración económica que el planeta haya visto desde la era de tinieblas del siglo 14. Los mega-rescates de los bancos depredadores y de la burbuja financiera especulativa internacional, que empezaron en serio en 2008 y siguen in crescendo hasta la fecha, solo han desatado una explosión hiperinflacionaria en todo el sector transatlántico, junto con recortes y austeridad impuestos por la odiada Troika que están extinguiendo la existencia misma de naciones enteras, como se ve clara y dolorosamente en los casos de Grecia, Portugal, España, y demás. Si no se detienen, estas políticas solamente empeorarán la crisis, y llevarán a condiciones “griegas” en Estados Unidos y otros países.

Todas las personas sensatas y morales admiten que las actuales políticas son un desastre, y que no se puede seguir por el rumbo actual. Pero casi nadie tiene una idea de la solución, de un programa riguroso para resolver el problema de fondo.

En este cuadro angustiante, afortunadamente ha surgido un creciente movimiento internacional a favor de la adopción en todos los países de la Ley Glass-Steagall, que el Presidente Franklin Delano Roosevelt estableció en Estados Unidos en 1933, la cual impone una separación absoluta entre la banca comercial que concede préstamos productivos, y la banca de inversión que especula con dineros propios, ajenos y del erario público. Iniciados por el connotado economista y estadista norteamericano Lyndon LaRouche, los llamados internacionales por Glass-Steagall se han extendido desde Estados Unidos, a Rusia, al Reino Unido, a la mayoría de los países de Europa continental, y a numerosos países del sector en desarrollo, como documentamos en el memorando de la documentación adjunta.

De particular importancia es el hecho que el 3 de enero de 2013, el mismo día en que tomó posesión la 113ava Cámara de Representantes de Estados Unidos, la diputada demócrata por Ohio, Marcy Kaptur, y el diputado republicano por Carolina del Norte, Walter Jones, formalmente introdujeron el proyecto de ley HR 129 ante el Congreso, en el que se exige el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall. Kaptur había presentado una ley idéntica, la HR 1489, en el 112avo Congreso, que llegó a tener el respaldo oficial de 85 congresistas, tanto demócratas como republicanos, aunque nunca llegó a una votación. Con la reintroducción del HR 129, se ha puesto el tema de Glass-Steagall en el centro del debate nacional e internacional.

Lyndon LaRouche ha establecido que la adopción de la Glass-Stegall, tanto en Estados Unidos como internacionalmente, es el primer paso absolutamente esencial para salvar a la economía internacional de una desintegración sistémica.

Pero si bien es necesario adoptar Glass-Steagall de inmediato para parar la sangría, también se tienen que tomar medidas adicionales para reactivar la economía productiva y el empleo productivo. En el caso de Estados Unidos, hay que regresar a un Sistema de Crédito hamiltoniano, con un Banco Nacional que emita crédito nuevo productivo (ver http://www.larouchepub.com/eiw/public/2012/2012_40-49/2012-49/pdf/04-45_3949.pdf ); y se tienen que echar a andar grandes proyectos científicos e infraestructurales, como el plan NAWAPA (Alianza Hidráulica y Energética de América del Norte). Estos tres puntos programáticos tienen que ir juntos para salir de la actual crisis sistémica.

En Europa, además de la Glass-Steagall, es necesario:

1) revocar los acuerdos de Maastricht, Lisboa y demás, que solo han servido para imponer una dictadura supranacional del imperio británico; 2) salir del euro, y restablecer las monedas nacionales soberanas; 3) proteger las monedas nacionales con un control de cambios y de capitales; 4) establecer en cada nación un Sistema de Crédito y su Banco Nacional asociado, en la tradición de Alexander Hamilton, que emita crédito de largo plazo con bajas tasas de interés para inversiones productivas, especialmente en infraestructura; 5) restablecer un sistema de tipos de cambio fijos entre las naciones, como era el caso en el sistema original de Bretton Woods, para frenar la especulación y propiciar el comercio legítimo y la inversión internacional legítima; y 6) como dice el documento “Llamado a los gobiernos y a los parlamentos: ¡Glass-Steagall ya!”, iniciado en junio de 2012 por Helga Zepp-LaRouche, presidenta del partido alemán Bueso, y Jacques Cheminade, ex candidato presidencial francés del partido Solidarite e Progres:

“Se debe facilitar la reconstrucción de la economía real mediante tratados de cooperación de largo plazo entre Estados nacionales soberanos, que pondrían en marcha proyectos bien definidos de infraestructura y desarrollo en el contexto del Plan para un Milagro Económico Mediterráneo, considerado como una extensión necesaria del Puente Terrestre Eurasiático. Estos tratados representan un nuevo sistema de crédito de facto, un Nuevo Sistema de Bretton Woods, en la tradición de Franklin D. Roosevelt”. (http://www.larouchepub.com/spanish/other_articles/2012/0627_life_after_euro _feature1.pdf).

En el caso de los países del sector en desarrollo, además de la Glass-Steagall se requieren pasos adicionales parecidos a los citados para Europa, con la excepción del 1) y 2).

Si quieres tener un futuro para tí, tus hijos, y tu nación, asegura que el 2013 sea el Año de la Glass-Steagall.

Enlaces:
[1] http://www.larouchepub.com/spanish/pdfs/2013/0109_spain_package-intl.pdf