"Cómo Nixon ganó Watergate": Obama es el Presidente que Nixon quería ser

28 de marzo de 2013

28 de marzo de 2013 — A raíz de sus comentarios en el evento reciente sobre el 40avo aniversario del Watergate, el profesor de derecho de la Universidad George Washington, Jonathan Turley se pregunta: "¿Quién ganó realmente?". Su respuesta, publicada el 26 de marzo en el diario USA Today, es que Barack Obama hizo posible la victoria final de Nixon.

Turley dice en USA Today[1]: "Desde las acciones militares unilaterales hasta las actividades de vigilancia sin orden judicial que fueron elementos clave de los fundamentos del inminente enjuiciamiento político de Nixon, la dura realidad es que Barack Obama es el Presidente que Nixon siempre quiso ser". Y añade: "Hace cuatro décadas, Nixon fue detenido en su esfuerzo por crear una 'presidencia imperial' con poderes y privilegios unilaterales. En 2013, Obama ejerce esos mismos poderes abiertamente y sin ninguna oposición seria".

Turley da luego algunos ejemplos de como Obama ha logrado conseguir los poderes que Nixon quería:

* Vigilancia sin orden judicial, en donde el gobierno de Obama ha bloqueado docenas de demandas legales a la vez que ha extendido exponencialmente la vigilancia.

* Acción militar unilateral: En tanto que la invasión de Nixon a Camboya formaba parte de los cargos originales en el enjuiciamiento político en su contra, Obama ha declarado en torno a la guerra contra Libia, que solo él tiene la autoridad inherente de decidir qué es una "guerra".

* Listas de asesinatos: las amenazas de Nixon a Daniel Ellsberg, incluyendo la de "incapacitarlo", no son nada comparadas con la pretensión de Obama de que puede matar a un ciudadano estadounidense sin tener evidencia clara de que se esté planeando un ataque específico; y

* Ataques a los denunciantes y periodistas, en donde Obama ha llevado a juicio al doble de personas de lo que hicieron todos los otros presidentes juntos.

No solo ha cambiado la Presidencia, concluye Turley, sino que nosotros también hemos cambiado. "Nos hemos acostumbrado a elementos de un estado de seguridad, tales como las actividades de vigilancia generalizada y autoridad ejecutiva sin supervisión judicial. Por fin hemos respondido la pregunta que nos dejó Benjamín Franklin en 1787, cuando la señora Powel lo confrontó después de la Convención Constitucional y le preguntó: "Bien, doctor, ¿qué hemos obtenido, una república o una monarquía? Su respuesta escalofriante fue: "Una república, si pueden conservarla".

"Parece que nos hemos hartado de la república y la canjeamos por promesas de seguridad de una reluciente personalidad política. En algún lugar, seguramente Nixon se está preguntando como es posible que resultara tan fácil".

enlaces:

[1]http://www.usatoday.com/story/opinion/2013/03/25/nixon-has-won-watergate/2019443/