Chipre impone control de capitales a los bancos

28 de marzo de 2013

28 de marzo de 2013 — El miércoles 27 por la noche, el gobierno chipriota anunció que los bancos abrirían hoy jueves, sujetos a ciertos controles del flujo de capital y del cambio de moneda, luego de que estuvieron cerrados casi dos semanas, con la esperanza de evitar una estampida de salida de los depósitos. El diario neoyorquino New York Times informa lo siguiente sobre los controles: prohibición de transferencias electrónicas de fondos desde Chipre a otros países; solo se puede sacar del país un límite de 3,000 euros en efectivo; un tope de 300 euros diarios a los retiros de efectivo de los cajeros automáticos; un tope de 5,000 euros al mes, por persona, a los cargos sobre tarjetas de crédito o de débito; los bancos no van a cambiar cheques por efectivo, sino que solo aceptarán cheques para depósito en cuentas; los depósitos a plazo fijo no se podrán retirar antes de su fecha de vencimiento.

Se supone que los controles solo van a estar en vigor por 7 días, pero serán revisados al término del plazo y posiblemente se extiendan (si es que Chipre existe todavía como país para entonces).

Fuentes informan que el Banco Central Europeo (ECB) ha enviado 1,500 millones de euros a Nicosia el miércoles, y se depositaron en el banco central, y seguirá enviando el efectivo que sea necesario. Sin embargo, las autoridades chipriotas esperan que mínimamente un 10% de los 64,000 millones de euros en depósitos en los bancos del país serán retirados este jueves, y eso por las limitaciones de los controles.

La Troika (Unión Europea, BCE y FMI) se han apoderado del banco más grande del país, el Banco de Chipre, y está intervenido con un "administrador" de la Troika. Este banco se va a hacer cargo de las cuentas de depósitos menores de 100,000 euros del Banco Laiki (que será cerrado). El gerente general del Banco de Chipre fue despedido hoy, un día después de que despedido el presidente del directorio. Cuando el directorio del banco se rehusó a aceptar la renuncia obligada del presidente, el jefe del banco central despidió a todo el directorio, dejando el banco bajo una administración designada. La Unión Europea trató de negar puerilmente que el administrador esté controlado por la Troika.

El Presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, abrió una investigación penal sobre los manejos de la banca del país a fin de determinar como es que llegó al borde del derrumbe total. Su objetivo, dijo, es fijar responsabilidades "donde sea que estén", es decir, cualquiera menos la Troika.

La reseña del New York Times dice que el robo de los depósitos más grandes en el Banco de Chipre sera en realidad mucho mayor que el 40% anunciado esta semana, debido al derrumbe que sufrirá la economía después de esta locura, y las cuentas mayores del banco Laiki, que se van a poner en un "banco malo" (para liquidarlo) se espera que serán robadas en su totalidad.

El mismo diario se siente obligado a reconocer la criminalidad de este fiasco: "Bajo los tratados de la Unión Europea, están prohibidas las restricciones al movimiento libre de capitales. Los críticos dicen que lo que sucede en Chipre ahora muestra que las reglas de la UE serán violadas cuando los directivos del FMI, el BCE y la UE consideren conveniente hacerlo".