La intervención militar en Siria no es una opción

29 de marzo de 2013

29 de marzo de 2013 — No es el pueblo sirio sino "sino personas muy lejos de Siria, [las que] están tan ávidas por meter armas en Siria" afirmó Kofi Annan, el ex secretario general de la ONU, y primer Enviado Especial a Siria, quien negoció el Acuerdo de Ginebra para buscar una solución a la guerra civil en Siria. En las últimas 72 horas se han producido tres acontecimientos significativos que muestras que el gobierno sirio no está "completamente aislado" como repiten constantemente Obama y sus lacayos en el gobierno.

Primero, se produjeron protestas significativas en contra del golpe de mano qatarí de imponer un "primer ministro interino" en Siria no electo, en la reunión anual de la Liga Árabe. No solamente 70 líderes de la oposición siria expresaron sus reservas, por escrito, sobre la imposición del falso primer ministro Ghassan Hitto, sino que varios países árabes (Iraq, Argelia, Palestina y hasta Jordania) hicieron públicas sus objeciones.

Luego, al hablar en el Instituto de Graduados de Ginebra, Suiza, el 26 de marzo, Annan denunció en fuertes términos la idea de una intervención militar extranjera y la campaña actual de Occidente y los Estados del Golfo Árabe de armar a los rebeldes sirios.

"Una mayor militarización del conflicto, no creo yo que sea la forma de ayudar a la población siria" dijo Annan. "Están esperando que pare la masacre. Uno encuentra que algunas personas muy lejos de Siria son las que están tan ávidas por meter armas a Siria" [énfasis nuestro]

Aunque pesimista sobre las posibilidades de negociar un arreglo debido al flagrante desprecio por el Acuerdo de Ginebra, acordado internacionalmente, Annan subrayó de nuevo: "Mi perspectiva personal es que aunque sea tan tarde, tenemos que encontrar una forma de echarle agua al fuego y no al revés".

Después el 27 de marzo, en la reunión cumbre del BRIC (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Sudáfrica se ratificaron los Acuerdos de Ginebra en el artículo 26 del comunicado final, que dice:

"Expresamos nuestra profunda preocupación con el deterioro de la seguridad y la situación humanitaria en Siria y condenamos las violaciones crecientes a los derechos humanos y al derecho humanitario internacional, producto de la violencia continua. Creemos que el Comunicado Conjunto del grupo de Acción de Ginebra aporta las bases para la resolución de la crisis de Siria y reafirmamos nuestra oposición a una mayor militarización del conflicto. Solo un proceso político encabezado por sirios que lleve a una transición mediante un amplio diálogo nacional puede lograr que se cumpla con las aspiraciones legítimas de todos los sectores de la sociedad siria y que se respete la independencia, integridad territorial y soberanía siria, tal y como se expresa en el Comunicado Conjunto de Ginebra y en las apropiadas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Apoyamos los esfuerzos del Representante Especial Conjunto de la ONU y la Liga de Estados Árabes. En vista del deterioro de la situación humanitaria en Siria, le hacemos un llamado a todas las partes para que permitan y faciliten un acceso seguro, total y sin obstáculos de organizaciones humanitarias a todos aquellos que necesitan ayuda. Le urgimos a todas las partes que garanticen la seguridad de los trabajadores humanitarios".