La estrategia del imperio británico para salvar su sistema a costa de tu vida

1 de abril de 2013

 

1 de abril de 2013 — El Banco de Inglaterra y la Corporación Federal de Seguros a los Depósitos de Estados Unidos (FDIC, por sus siglas en inglés) publicaron un documento conjuntamente el pasado 10 de diciembre de 2012, titulado "La solución para las instituciones financieras sistémicamente importantes y activas globalmente". Al momento de su publicación el documento pasó desapercibido prácticamente, pero ahora el documento de 15 páginas ha captado la atención general en las últimas 48 horas, como un documento básico de planificación de los sicarios financieros del imperio británico sobre su estrategia para salvar a desahuciado sistema financiero trasatlántico y evitar el desplome que se viene encima, recurriendo ahora al robo de los activos de los depositantes, exactamente del modo en que lo acaban de hacer en Chipre y que ahora se difunde por todos lados, dejando a la población viviendo de las sobras para su mera existencia.

El documento formula la estrategia en términos de hacer que los "acreedores no asegurados" asuman el costo del rescate de los bancos, y cuidadosamente dejan la ambigüedad en cuanto a si eso incluye a los depositantes de esos bancos. Pero los acontecimientos en pleno desarrollo en el mundo, dejan muy en claro que lo que significa "acreedores no asegurados" pueden ser efectivamente los depositantes de esos bancos en quiebra. Y no se trata únicamente de los chipriotas, españoles e italianos a quienes van a dejar que se mueran para rescatar a los bancos; la misma política se contempla para el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos también. ¡Pronto llegará al banco cerca de ti!

Lo que se tiene que preguntar, señaló Lyndon LaRouche el pasado sábado 30, es: ¿Qué tantos miembros del Congreso de Estados Unidos son concientes de esta estafa y no están apoyando a la Glass-Steagall, a sabiendas?

Lyndon LaRouche había advertido precisamente de esa perspectiva que se plantea en el plan del Banco de Inglaterra (BdI) y la FDIC –-y explicó por qué solo la Glass-Steagall es la alternativa viable— en una explosiva videoconferencia el pasado 15 de febrero de 2013, donde pronosticó:

"La enorme masa de deuda que representa la operación monetarista, sería eliminada. En su lugar, pondrían un nuevo sistema de finanzas, ¡que ignoraría por completo las obligaciones asociadas con el viejo sistema! Lo que significaría que dejarían a la mayoría de la población del mundo a que se muera de hambre, y rápido... Yo se exactamente lo que están hacienda, porque yo se como funciona el sistema. Y lo que están hacienda, de la única manera en que funcionará, es si se elimina todo el sistema de rescates; simplemente lo tiras a la basura, y sales con un sistema nuevo, en el cual la gente privilegiada quedará dentro del sistema y se les dará buenos ingresos para vivir relativamente, pero desdichadamente la gran mayoría de la población no tendrá nada. Este es el plan de reducción de la población más grande hasta ahora en la historia conocida. Y ese es el plan de la gente que se opone a la Glass-Steagall, sépanlo o no. Pero se les va a hacer responsables por los efectos de esa política".

A la luz de esa advertencia de LaRouche, y a la luz de los acontecimientos que se han sucedido, el documento del BdI y la FDIC tiene cuatro puntos que se deben destacar:

1) En el caso de la quiebra de lo que llaman Institución Financiera Sistemáticamente Importante y Globalmente Activa (G-SIFI, por sus siglas en inglés), los "accionistas perderían todo valor y los acreedores no asegurados deberían de este modo esperar que sus reclamos serían eliminados para reflejar cualquier pérdida que no cubran los accionistas". Como lo señala un comentario en el blog Random Thoughts del 29 de marzo: "La pregunta de los $64 billones es ¿Quiénes son los 'acreedores no asegurados'? Si se trata de los depositantes por encima del límite garantizado, se puede esperar que las empresas e individuos coloquen su dinero en otra parte".

2) La propuesta resolución "desde arriba" (o sea, una reorganización de bancarrota) para las G-SIFIs, en un enfoque conjunto del Reino Unido y Estados Unidos, conducirá a que hayan instituciones financieras "más pequeñas, más manejables, y quizás más redituables". El enfoque de "delimitar" las funciones de la banca que se ha adoptado en el Reino Unido, será muy útil para conseguir esto, dice el documento del BdI y la FDIC, y sostiene de manera absurda que esto va a impedir que la burbuja de los derivados financieros les estalle en la cara.

3) El Banco de Inglaterra va a asumir las facultades de regulación de toda la banca en el Reino Unido que ahora tiene la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, en inglés) desde el lunes 1 de abril de 2013. Bajo la Ley bancaria británica actual, la FSA no cubre a las "empresas financieras que no toman depósitos, en particular los bancos de inversión y las infraestructuras del mercado financiero" y demás actividades bursátiles. Pero a partir del 1 de abril, la nueva Autoridad Reguladora Prudencial, una filial del Banco de Inglaterra, si cubrirá a esas entidades financieras. Esto es fundamental para poner en operación su plan propuesto.

4) El documento del BdI y la FDIC dice que el estudio de diciembre del 2012 es solo el primer paso y que para fines de 2013 tendrán el plan detallado en pie para todas y cada una de las G-SIFI, que son precisamente todos los grandes bancos internacionales del mundo.

Este plan ya se está instrumentando a un ritmo acelerado:

* Chipre: Las autoridades chipriotas anunciaron el 30 de marzo que los depositantes que tienen depósitos de más de 100,000 euros en los principales bancos del país, les van a quitar más del 40% que se había informado originalmente. Ahora se anunció que el 37.5% de sus depósitos será convertido obligatoriamente en acciones comunes del Banco de Chipre ("Felicitaciones: ahora es usted el orgulloso propietario de un banco quebrado"). Otro 22.5% de sus depósitos no va a recibir intereses, y mucho menos les van a regresar el capital; y el 40% si va a recibir intereses, pero no recibirán el capital, a menos que "le vaya bien al banco".

* Unión Europea: Chipre es el "modelo" para toda Europa, declaró el nuevo presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, el 25 de marzo pasado. El 28 de marzo lo secundó el miembro del consejo del Banco Central Europeo, Klaas Knot: "Este enfoque será parte de la política de liquidación europea". El 29 de marzo, el miembro suizo del parlamento europeo, Gunnar Hokmark, añadió: "Se tiene que poder hacer el rescate desde adentro del banco así como con los depósitos"; esto en medio de informes de prensa de que pronto se introducirá la legislación respectiva para ese fin en el Parlamento Europeo.

* España: Un millón de familias españolas fueron estafadas para que utilizaran sus depósitos para comprar "acciones preferentes" en la mayoría de los principales bancos españoles. Como en el caso de la quiebra de Bankia, esas acciones ahora valen menos del 1% de su valor original. Según el blog Slog, la filial británica del principal banco de España, el Santander, acaba de informar a sus depositantes que su dinero se va a considerar ahora como inversión en el banco, no como un depósito fiduciario, y por lo tanto Santander puede utilizarlo como mejor le parezca.

* Canadá: El blog Hellasfrappe reporta que el "Plan de Acción Económico 2013" sugiere que se puede recapitalizar a los bancos convirtiendo ciertas obligaciones, como los depósitos, como capital propio que exigen las regulaciones.

El domingo 31 de marzo, luego de conocer mayores detalles sobre los planes que se han venido planteando en el Congreso de Estados Unidos, no solo para reclutar miembros de la Cámara de Representantes y del Senado para hacer algo distinto a una estricta separación bancaria a la Glass-Steagall, sino que se han diseñado precisamente con este plan del BdI y la FDIC en mente, Lyndon LaRouche dijo:

"La aprobación de esa disposición, ahora, sería en efecto un acto de traición contra Estados Unidos, porque significa la destrucción de Estados Unidos... El intento de destruir a Estados Unidos, que es lo que haría esa legislación propuesta, incluso si en efecto es una forma de suicidio, de suicidio nacional, es traición no obstante. Y los miembros del Senado, u otras instituciones, que apoyen eso, son culpables, en términos de la intención, de traición, de una acción traidora".

"No respaldar la ley Glass-Steagall es ya de por sí equivalente a traición, porque solo la ley Glass-Steagall puede salvar a Estados Unidos del desplome. No hace falta salvar a ninguno de los grandes bancos. Si se hunden, se hunden. Salvaremos a la nación".