Los memos hackeados de Blumenthal a Clinton identifican a Belhadj del GCIL detrás del ataque en Bengasi

5 de abril de 2013

4 de abril de 2013 — En un memorando confidencial de Sidney Blumenthal a Hillary Clinton escrito el 12 de septiembre, un día después del ataque terrorista en contra de la misión de Estados Unidos en Bengasi, la fuente de Blumenthal informa que el presidente del Congreso General Nacional (CGN) de Libia, que funciona como el actual Presidente de Libia, Mohamed Yousef al-Magariaf, "destacó en fuertes términos que la atmósfera que fomentó estos incidentes en Libia [Bengasi] es producto de la difundida publicidad en relación a la situación de seguridad en el país entre 2004 y 2010 y la cooperación que se desarrolló entre diversos servicios de inteligencia occidentales y el régimen del ex dictador Muammar al Gadafi. Esta fuente agregó que los asesores de al-Magariaf creen que esta situación se agrega a la creciente preocupación del Presidente sobre los efectos impredecibles que van a seguir a los actuales esfuerzos encubiertos de sus oponentes políticos para vincularlo a él directamente a los servicios de inteligencia extranjeros. Según una fuente confidencial por separado, el Mararief señaló que sus oponentes han tratado con frecuencia de conectarlo con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EU, a través del Frente Nacional para la Salvación de Libia (FNSL), un grupo establecido en oposición al ex dictador Muammar al Gadafi, que al-Magariaf encabezó en los 1980.

"Varios de los asesores de al-Magariaf comparten su preocupación sobre este tema, y destacan que el regreso del jefe de inteligencia de Gadafi, Abdulá al Senoussi, a enfrentar juicio en Libia, ha despertado el interés público en las relaciones de enlace llevadas a cabo por la CIA y el Servicio de Inteligencia Secreto británico (SIS por siglas en inglés) con los servicios de inteligencia y seguridad de Gadafi. Estos mismos individuos señalan que ellos creen que las fuerzas de las milicias islámicas bajo el mando del general Abdelhakim Belhaj capturaron de las oficinas en Trípoli de Gadafi archivos y documentos en donde se describe esta relación.

"En opinión de una fuente muy confidencial, los enemigos de al-Magariaf están trabajando para sacarle provecho a sus supuestos vínculos con la CIA en momentos en que los servicios de inteligencia de Occidente están bajo escrutinio en Libia".

En otro memorando hackeado, con fecha 6 de octubre de 2012, se informa que a al-Magariaf le preocupa que el Partido de Construcción y Justicia de la Hermandad Musulmana, así como también algunos de los otros grupos islámicos más tradicionales, buscan establecer un control administrativo permanente sobre el nuevo gobierno a la vez que definen a al-Magarief como un jefe de Estado ceremonial".

Al-Magarief no solo fungió como dirigente del Frente Nacional para la Salvación de Libia, sino que este último lo fundaron en 1980 al-Magariaf y Ali Zeidan, quien ocupó un puesto diplomático libio en los 1970, quien trabajó en India bajo el embajador Mohamed Yousef el-Magariaf. Por lo tanto ambos, el Presidente y el actual Primer Ministro de Libia, Alí Zeidan, fueron líderes del FNSL.

Desde el ataque en Bengasi, ha habido dos intentos de asesinato en contra de al-Magariaf, quien acaba de regresar a Libia de una visita a Turquía, en donde tuvo una operación del corazón. Es más, acaban de secuestrar a uno de los asesores de Ali Zeidan.

Belhadj y el GCIL están apoyando lo que se llama la Ley de Aislamiento Político, con la cual se forzaría a que renunciara cualquier político que hubiera tenido cualquier tipo de relación con el gobierno de Gadafi y se retirara por diez años. Si la ley se aprueba, al-Magariaf y Zeidan asi como también una tercera parte de los miembros del CGN, tendrían que renunciar.