Cuatro matones dan a conocer sus "armas" para reducir los costos de la atención médica

20 de abril de 2013

20 de abril de 2013 — En un artículo de la página editorial del Washington Post este jueves 18, los ex senadores Tom Daschle, Pete Domenici, Bill Frist y la ex directora de la Oficina de Presupuesto del Congreso, Alice Rivlin, publicaron un "programa" de 139 páginas para dizque mejorar los servicios de salud a la vez que se reducen los costos. Creer esto es como creer en la propaganda nazi.

Un vistazo superficial hasta tan solo a unas cuantas de las 50 propuestas de "reducción del costo" en su Informe del Centro de Política Bipartidista, muestra que el objetivo aquí no es "trasladar" los costos, sino reducirlos eliminando todos los servicios que no sean los básicos. El informe propone "incentivar" financieramente las redes de doctores y hospitales en el Medicare (el programa gubernamental de atención médica a los mayores de 65 años) y desincentivar una " tarifa por servicio". La idea es que el Medicare, en su calidad de conglomerado gigantesco de pacientes, va a marcar el camino.

Aunque las visitas anuales de revisión médica general serian gratis, el plan "prohibiría la cobertura complementaria después del primer dólar" porque esto podría llevar a un mayor uso de los servicios sin necesariamente producir mejores resultados; algo así como 'hacerlos que piensen dos veces antes de ir al doctor después de la política de una visita anual'.

El informe también tiene el objetivo de eliminar la exención de impuestos a los empleadores —que hace más barato a los empleadores ofrecer prestaciones de salud en vez de pagar salarios en efectivo— y limitar las exenciones de impuestos a los programas de salud patrocinadas por los empleadores; "desincentivar" los servicios de salud.

También proponen "usar más a practicantes no médicos"; convertir los pagos en conjunto, ahora voluntarios, en parte del método de pagos normales del Medicare: "Se deben establecer a nivel nacional pagos en conjunto, incluyendo hospitalizaciones, doctores y cuidados poscuidados intensivos, y cualquier readmisión dentro de 90 días, a más tardar para el 2018 para ciertos grupos relacionados a diagnósticos". Lo que se pagaría, sería el dinero límite fijado para un diagnóstico, sin importar cuales pudieran ser las complicaciones que surgieran, para desincentivar el tratamiento. Los límites de gastos se establecerían para el 2020 ajustados a la edad, estandarizados, y el crecimiento en los gastos para los beneficiarios ligado al crecimiento per capita del PNB.

Seamos claros aquí: esto es una capitación, un límite superior en los gastos como aquel que produjo una revuelta pública en contra de las HMO en los 1990. Sin embargo hoy, Obamacare quiere imponer esto por la fuerza.

En el 2016, se elevaría el deducible en los costos de los doctores en el Medicare y Tricare, junto con pagos máximos salidos del bolsillo.

Como lo dejó en claro el caso de Grecia hasta para el FMI, si se recorta el presupuesto se reduce el crecimiento económico y se genera un ciclo genocida. Pero eso es lo que esa "pandilla de los cuatro" obamamistas de la reina están presionando precisamente para los Estados Unidos.