Luego de los bombazos del Maratón de Boston, el alcalde de Nueva York dice que es tiempo de "reinterpretar" la Constitución

24 de abril de 2013

24 de abril de 2013 — De la misma manera que los ataques del 11 de septiembre del 2001 se utilizaron para imponer la Ley Patriota de estado policiaco, los bombazos del Maratón de Boston se están utilizando oportunamente para justificar recortes en los derechos constitucionales.

"Vivimos en un mundo complejo en donde va tener que haber un mayor nivel de seguridad que el que teníamos en tiempos pasados, si se quiere. Y nuestras leyes y las interpretaciones de la Constitución, creo yo que van a tener que cambiar" dijo el alcalde de la Ciudad de Nueva York Michael Bloomberg en conferencia de prensa a principios de esa semana.

"Miren", dijo, "vivimos en un mundo peligroso. Sabemos que hay gente que quiere quitarnos nuestras libertades. Los neoyorquinos probablemente saben por lo menos esto, si no es que más, mejor que cualquier otro, después de la terrible tragedia del 11 de septiembre.

"Tenemos que entender que en un mundo que se sigue moviendo, va a tener que haber más cámaras y cosas de ese tipo. Esto es bueno en cierto sentido pero es diferente de lo que estamos acostumbrados" dijo.

"Aquí vamos a tener que vivir con niveles razonables de seguridad" agregó.

"Realmente es algo que no nos favorece el tener que hacer esto" dijo. "Pero nuestra obligación por sobre todo es garantizar que nuestros niños estén seguros en las escuelas; primero que todo, saber que estamos seguros, si vamos a un evento deportivo; primero que todo es saber que estamos seguros si caminamos en las calles o vamos a nuestros parques… No podemos dejar que los terroristas nos pongan en una situación en donde no podemos hacer esas cosas. Y la forma de hacerlo es proveer lo que pensamos es un nivel apropiado de protección".

Entre las tácticas anticonstitucionales que ha refinado la ciudad-estado de Bloomberg está la vigilancia de las comunidades musulmanas, medidas para detener y catear a quienes se considere sospechosos y unidades de inteligencia de la policía que se extienden por todo el globo.