General Dempsey advierte de nuevo sobre Siria

3 de may de 2013

3 de mayo de 2013 — El pasado miércoles 1 de mayo, el Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey repitió las advertencias que ha venido haciendo desde hace tiempo en respuesta a quienes piden una intervención militar de Estados Unidos en Siria, y fue más allá. En un evento en Washington patrocinado por el Christian Science Monitor, Dempsey describió las dificultades de imponer una zona restringida de vuelos sobre Siria, una operación mucho más difícil de lo que nos quieren hacer creer los belicistas. Sin embargo, en el proceso, dejó caer un asunto que no se había hecho público anteriormente, hasta donde nosotros sabemos.

"Cerca de un 10% de las bajas que sufre la oposición siria se deben al uso del poderío aéreo" dijo. "El otro 90% se deben a fuego directo o de artillería", aunque la cifra pudiera variar en dos o tres puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo. "Así que, la cuestión se convierte en, si se elimina una de las capacidades de un adversario potencial, ¿vas a querer estar en la posición de que se te pida hacer más en contra de todo lo demás?, se preguntó. Así que, no solo una zona de vuelos restringidos pudiera —si es que se tiene éxito en establecerla e incluso eso no está garantizado— no lograr lo que sus promotores exigen, sino que, en caso de fracasar en lograr estos objetivos se pudiera crear la demanda de tomar otras medidas, lo que los arrastraría más profundamente en la guerra".

Pero Dempsey no paró en esto. "Tengo que asumir" dijo Dempsey, "que el adversario potencial no se va a cruzar de brazos y dejarnos que le impongamos nuestra voluntad; que ellos podrían de hecho, sentirse ofendidos por el hecho de que nosotros estamos utilizando una zona restringida de vuelos y entonces actuar por fuera de sus fronteras". Esta acción, dijo, podría incluir "cohetes de largo alcance, misiles, artillería o hasta amenazas asimétricas", la terminología del Pentágono para calificar acciones que van desde bombazos en las carreteras hasta ataques cibernéticos. Las fuerzas armadas de EU podrían imponer en verdad una zona restringida de vuelos, pero si esto produciría el efecto deseado —ponerle fin a la violencia y tener una Siria estable— es otra cuestión. "Esa es la razón de por qué yo soy cauteloso" dijo, "sobre las aplicaciones del instrumento de poderío militar porque a mí no me queda claro que esto produciría ese resultado".

Dempsey dejó en claro que, si se les ordenara actuar sobre Siria las fuerzas armadas podrían actuar, pero que se tienen que considerar todas las implicaciones de sus acciones antes de que se den las órdenes. Mientras tanto, en Londres, parece que las advertencias de Dempsey fueron acogidas por el general sir David Richards, el jefe del Estado Mayor de Defensa del Reino Unido. Según el informe de la edición dominical del Times de Londres del 28 de abril, Richards dio una recomendación en privado al gobierno en donde argumenta que para que pudiera ser efectiva cualquier intervención militar en Siria, tendría que ser una guerra total. "Incluso para poder establecer una zona segura humanitaria se necesitaría una gran operación militar, sin la cooperación de los sirios" se dice que le dijo a un alto personaje de la defensa. "En Siria tenemos que estar preparados para ir a la guerra". Fuentes en Whitehall le dijeron al Times que Richards ha estado argumentando que debido a las defensas aéreas de Siria sería insuficiente una operación limitada para crear una zona restringida de vuelos como la que se creo en Bosnia en 1993.

Aunque en la cobertura del Times no se nota, la advertencia de Richards se produjo en el contexto de una enorme batalla sobre el presupuesto de defensa británico, en donde el gobierno de Cameron lo ha reducido hasta el grado en que algunos argumentan que las fuerzas británicas ya no están en capacidad de siquiera llevar a cabo este tipo de operaciones.

Se debe recordar que Dempsey reprendió al general de división Buster Howes, el agregado militar británico en Washington, el 18 de marzo, durante un evento en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC. Howes se había quejado sobre "el error de Occidente de no actuar sobre Siria" a lo que Dempsey respondió dándole una clase de historia. Una semana después, Dempsey fue anfitrión en el Pentágono de una reunión conjunta de los jefes del Estado Mayor Conjunto de EU y los jefes del Estado Mayor de Gran Bretaña, encabezados por el general Richards, en donde Siria fue el principal tema de discusión.