Rusia pregunta: ¿Es el ataque aéreo de Israel contra Siria el preludio a una intervención extranjera en Siria?

7 de may de 2013

7 de mayo de 2013 — El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Lukashevich, expresó su profunda preocupación por el ataque aéreo israelí en contra de Siria el 5 de mayo, diciendo "estamos seriamente preocupados por las señales de que se prepara a la opinión pública internacional para una posible intervención armada en el viejo conflicto interno en Siria". Destacó que Rusia estaba también analizando los informes sobre los ataques aéreos israelíes del 3 y 5 de mayo en contra de sitios en los suburbios de Damasco, que causaron particular alarma. "Una mayor intensificación de la confrontación armada aumenta gravemente el riesgo de crear nuevas zonas de tensión, además de Siria, en Líbano, y la desestabilización de la atmósfera hasta ahora relativamente en calma en la frontera libanesa-israelí".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el 6 de mayo que se oponía al uso de fuerza y reiteró su llamado a que se respete la soberanía nacional.

Mientras tanto, el Secretario de Estado de EU, John Kerry está en Moscú y va a sostener pláticas con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov y con el Presidente Vladimir Putin, entre otros. Según Bradley Klapper de la agencia noticiosa AP, quien cita funcionarios gubernamentales no identificados, Kerry va a intentar persuadir al Presidente Putin para que respalde, o por lo menos no vete, un nuevo esfuerzo para que la ONU le imponga sanciones a Siria si Assad no inicia las pláticas para la transición política con la oposición. Para abonarle a su caso, Kerry le va a presentar a los rusos las evidencias de que el gobierno de Assad ha usado armas químicas.

Sin embargo, como lo destacó Bridget Kendall de la BBC de Londres el 6 de mayo, la declaración de la investigadora de la ONU Carla Del Ponte, de que son los rebeldes los que pudieron haber utilizado gas sarín pero no el gobierno sirio, pudiera complicarle las negociaciones a Kerry. "Si el señor Kerry esperaba infundir miedo de que el gobierno de Assad estaba usando ahora armas de guerra químicas como razón para que los rusos cambien su posición, ya no va a ser tan fácil presentar ese argumento", agrega Kendall.