LaRouche comenta sobre los últimos acontecimientos sobre Siria y el Bengasi-gate

8 de may de 2013

8 de mayo de 2013 — Lyndon LaRouche, el personaje civil que con mayor firmeza se ha opuesto a las campañas bélicas y las confrontaciones bélicas de Obama con Rusia y China, comentó sobre los informes de la BBC y CNN de que Carla del Ponte, la juez suiza que forma parte de la Comisión Investigadora de la ONU sobre Siria, dijo que existe evidencia de que se utilizó gas sarín en Siria pero que fueron los rebeldes los que lo utilizaron, no el ejército de Siria.

[Ver aquí la ficha informativa sobre la alianza de Obama con los saudíes] [1]

LaRouche dijo que esto realmente es un baldazo de agua fría a toda la basura de la "línea roja" de Obama y McCain. La analogía se plantea ahora con la infame cita de Paul Wolfowitz, quien dijo, después de dejar claro que nunca hubo armas de destrucción masiva (WMD por siglas en inglés) en Irak, que de todas maneras eso no importaba porque la amenaza de las WMD no era más que el pretexto, no la verdadera razón para la invasión y el derrocamiento de Saddam Hussein. LaRouche dijo que Obama está haciendo lo mismo. También muestra que el estado mental de John McCain no es más que un chiste de mal gusto; los comentarios de McCain en el noticiero dominical de Fox el 5 de mayo, incluyendo su ataque directo al general Dempsey, fueron una desgracia y pusieron en evidencia una seria incompetencia de su parte.

[En una entrevista del 9 de mayo del 2003 con la revista Vanity, el entonces Secretario de la Defensa Wolfowitz dijo (transcrito por el Pentágono): "La verdad es que por razones que tienen mucho que ver con la burocracia del gobierno de Estados Unidos, nos tuvimos que ajustar al único tema en donde todos podían estar de acuerdo, que era el de las armas de destrucción masiva como la razón clave, pero —espere un momento por favor... (lo interrumpe el director de asuntos legales del Departamento de Defensa)"]

LaRouche también enfatizó que el encubrimiento del ataque en Bengasi y las nuevas revelaciones sobre el encubrimiento del gobierno de los ataques del 11 de septiembre del 2012 forman parte de un paquete cada vez más grande de evidencias de que este Presidente ha cometido crímenes deliberadamente, equivalentes a traición. Por todas partes están saliendo evidencias contundentes de una criminalidad deliberada por parte de Obama y otros en la Casa Blanca. Lo de Bengasi muestra la profundidad de la corrupción de este gobierno. Debemos preparar una vez más una lista pormenorizada actualizada de los crímenes de Obama y tenerla lista para que se use durante la Semana de Acción, no solo en Washington, sino por todo el país.

Pero de ningún modo, subrayó LaRouche, se debe sustituir el enfoque sobre la Glass-Steagall para la Semana de Acción. Este es un flanco, dado todo lo que está sucediendo en Capitol Hill esta semana que podría ser el principio del fin para la presidencia de Obama. El martes la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado realizó la audiencia de confirmación del nuevo embajador de EU en Libia; el miércoles es la audiencia del representante Issa (Comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes) con los denunciantes de Bengasi; y el jueves es la audiencia en la Comisión de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes sobre los bombazos en el maratón de Boston y el FBI.

Enlaces:

[1]: http://spanish.larouchepac.com/node/18317