Recortes presupuestales destruyen el sistema de salud en España y Portugal

11 de may de 2013

11 de mayo de 2013 — El presidente de la Asociación Médica Portuguesa, Dr. José Manuel Silva, hizo sonar la alarma esta semana de que los constantes recortes en el presupuesto del Sistema Nacional de Salud de Portugal ya empezaron a poner vidas en peligro.

En varias entrevistas, el Dr. Silva advirtió que las dificultades financieras del Servicio Nacional de Salud "han empezado a alcanzar proporciones alarmantes, lo que ha dado lugar a fallas en las circunstancias más delicadas y sensibles, que pudieran marcar la diferencia entre la vida y la muerte". Después de visitar el Hospital Espíritu Santo en la ciudad de Evora el 6 de mayo, el Dr. Silva advirtió que entre el 40% y el 50% del tiempo, el servicio de ambulancias de emergencia del hospital no cuenta con un doctor en servicio, lo que deja a los ciudadanos en ese distrito sin un servicio de emergencia médico prehospitalario calificado. "Los que sufren son los pacientes" una situación que es "inhumana e intolerable". Se preguntó si el Ministerio de Salud iba a asumir la responsabilidad por las muertes de cualquiera de los ciudadanos debido a estas razones.

De igual manera, después de visitar al día siguiente los hospitales en las ciudades de Torres Vedras y Caldas da Rainha, el Dr. Silva atacó la decisión de cerrar la unidad pediátrica y reducir en general el número de camas disponibles. Le sugirió al ministro de salud que fuera a ver con sus propios ojos a los pacientes haciendo colas ya en camillas, esperando que se desocupe una cama, y destacó que el número promedio de camas de hospital en Portugal, de 3.4 por cada 1,000 habitantes, ya de por sí está por abajo del promedio para la OECD de 4.9 por cada 1,000.

"Los gastos en salud no son un costo; es una inversión en la población y en el país mismo" le dijo esta semana a los periodistas durante una conferencia médica iberoamericana en Sao Miguel, en las Azores. Advirtió que Portugal puede estar a punto de sufrir una enorme "fuga de cerebros" de doctores, ya que Brasil está reclutando doctores ofreciendo salarios que Portugal no le ofrece ahora a sus doctores.

La misma política de saquear todo para pagarle a los especuladores amenaza las vidas en la vecina España. El gobierno de Madrid le notificó el 30 de abril a 426 doctores mayores de 65 años que efectivo a partir del 1 de mayo, al día siguiente, iban a tener que aceptar un retiro forzado. Es decir, ¡el gobierno, por razones presupuestales, retiró sin mayores preámbulos, al 30% de sus doctores en edad de retiro, sin aviso previo a ellos o a sus pacientes que tenían programadas citas, cirugías, etc., con esos doctores! Varias asociaciones de profesionales de la salud protestaron que esta medida drástica no solo va a destruir la relación de vieja data doctor-paciente y crear escasez de doctores, sino que además es un golpe peligroso para todo el servicio médico en Madrid, dado que muchas de estas personas están altamente capacitados, son lo más selecto en su campo y han sido los responsables de desarrollar avances en algunos procedimientos y tratamientos.