Audiencias en el Congreso destapan la colusión británica en asesinatos

16 de may de 2013

16 de mayo de 2013 — En las audiencias de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, presididas por el representante republicano de Nueva Jersey, Chris Smith, que se realizaron el miércoles 15, abordaron el asesinato en 1989 del abogado irlandés defensor de los derechos humanos, Pat Finucane, a manos de los cuerpos de inteligencia y la policía británica, y salió a relucir la colusión entre el actual gobierno conservador de David Cameron, la inteligencia británica y la finada Maggie Thatcher y Tony Blair, de una manera que en muy raras ocasiones se ve en las salas del Congreso de Estados Unidos.

Los testigos fueron Michael Finucane —quien también es abogado, y que junto con su madre y hermanos, presenciaron el asesinato de su padre— y el general (r) James Cullen, del Ejército de EU.

En su declaración de apertura de la audiencia, el representante Smith presentó una síntesis de lo que sería esta notable audiencia. Smith se refirió a otra audiencia que el también presidio, en 2004, también sobre el asesinato de Pat Finucane, y dijo: "De eso ya pasaron nueve años, y todavía estamos tratando de hacer que el gobierno británico cumpla con su compromiso. La familia Finucane ha presentado testimonio en muchas audiencias. Geraldine, la viuda de Patrick, y su hijo John y su hijo Michael Finucane, que hoy es testigo, atestiguó primero ante el Congreso en 1997, en una audiencia en esta subcomisión, así que de eso ya hacen 16 años abogado". Luego, Smith ubicó estas audiencias en lo que el calificó como el "brutal asesinato de Pat Finucan", y dijo: "Nuestro propósito hoy es evaluar si hay algún avance en el compromiso británico que no se ha cumplido —un compromiso roto, a menos de que el gobierno británico de marcha atrás— en la colusión en el caso Finucane collusion, y como afecta esto al proceso de paz en Irlanda del Norte. Con relación al acuerdo de paz del Viernes Santo, el gobierno británico prometió realizar indagaciones públicas sobre el caso Finucane y otros tres casos donde se sospecha de la colusión del gobierno en un asesinato a manos de paramilitares. Posteriormente el gobierno británico se echo para atrás en relación al caso Finucane, el asesinato en 1989 del abobado de derechos humanos Patrick Finucane. El retroceso británico ocurrió a pesara de la recomendación de realizar una investigación, la cual, de nuevo, el gobierno británico estuvo de acuerdo en respetar".

El general Cullen, que ahora es un abogado practicante en Nueva York, es un general retirado del Ejército y miembro del Cuerpo de Generales Abogados Jueces del Ejército. En su testimonio dijo que la llamada Rama Especial de la policía y la infame unidad de la inteligencia militar llamada Unidad de Fuerza de Investigación (FRU, por sus siglas en inglés) señalan que hubo colusión del gobierno en el asesinato.

El conocimiento previo de la Rama Especial y el FRU sobre el asesinato, además de la coordinación de la Rama Especial y las actividades del FRU en la cima de sus cadenas de mando, deja en claro la extensión de la colusión gubernamental en el asesinato de Pat Finucane, dijo Cullen. El rechazo del gobierno británico para integrar una comisión investigadora independiente y creíble sobre el asesinato de Finucane, garantiza que no se llamará a rendir cuentas a nadie que haya orquestado y sancionado el asesinato de Pat Finucane. Burócratas de los cuerpos de seguridad, sin rostro, así como sus protectores políticos, han logrado incapacitar al estado de derecho en Irlanda del Norte y han intimidado al actual liderato político del Reino Unido.

El testimonio de Michael Finucane fue un relato desde el asesinato de su padre y el encubrimiento del mismo por parte del Estado británico, desde la Thatcher, pasando por Tony Blair hasta el actual gobierno conservador de Cameron.