Mil millones de empleos

18 de may de 2013

17 de mayo de 2013 — El verdadero costo de la crisis global no son los $4.5 billones de dólares en Emisión Cuantitativa (EC) que ya se le han entregado a los bancos del imperio británico; ni los $11 billones que se van acumular con lo que se contempla emitir para fines de 2013; ni siquiera los $18 billones de dólares combinados de EC y de Robo Cuantitativo con los "rescates internos" que también se contemplan para 2014, adoptando el "prototipo Chipre". El verdadero costo es la destrucción masiva de la fuente verdadera de riqueza económica física: las facultades productivas de la diezmada fuerza de trabajo del mundo. Y eso está ocurriendo como parte de la intención declarada del imperio británico de reducir la población en el planeta.

La evaluación de EIR es que a nivel de todo el planeta, hay actualmente alrededor de mil millones de personas en edad de trabajar que están desempleadas, subempleadas, o que "trabajan" en el sector totalmente improductivo de la economía "informal" o subterránea. Aproximadamente la tercera parte de ellos son jóvenes, de entre 15 a 24 años de edad. Eso es el motivo por el cual casi 3 mil millones de miembros de nuestra especie padecen actualmente "pobreza" y "pobreza extrema".

Se requiere de inmediato generar mil millones de nuevos empleos productivos en el lapso de una generación, lo cual solo es posible hacerlo iniciando proyectos globales de reconstrucción económica de alta tecnología, mediante un sistema de crédito hamilitoniano, luego de restablecer la normativa de la Glass-Steagall y emprender una reorganización de bancarrota de todo el sistema para extirpar el cáncer financiero.

Desde ese punto de vista, consideren la situación siguiente en la economía física:

* Egipto: El diario londinense The Guardian informó el viernes 17 que Egipto "padece la peor crisis económica desde los años de 1930". El diario cita declaraciones del ex ministro de finanzas, Samir Radwan, y del destacado catedrático de economía, Galal Amin, e informa que la mitad de la población se encuentra en estado de pobreza: 25.2% debajo de la línea de pobreza, y el 23.7% apenas por encimita. La cuarta parte de las familias gastan actualmente la mitad de su ingreso en alimentos, y ahora los precios de los alimentos se han disparado, de tal modo que "algunos bienes han duplicado su precio desde el otoño pasado". El artículo refiere casos específicos donde las familias han pasado de gastar la mitad de su ingreso en alimentos, a gastar hasta el 80% de su ingreso en alimentos. Uno de cada cuatro jóvenes egipcios está desempleado. Egipto importa el 60% de sus alimentos y la libra egipcia se ha devaluado enormemente. La inversión extranjera y los ingresos del turismo han caído drásticamente y las reservas en divisas han caído en consecuencia en casi un 60% desde la caída de Mubarak en 2011. El FMI exige sus conocidas reformas estructurales a cambio de un patético préstamo de $4,800 millones de dólares. Pero "sin el préstamo", señala el Guardian, "la inversión extranjera, que ha caído en 56% desde 2011, es también improbable que regrese".

* España: "España hace esfuerzos heroicos para ajustarse", dijo Ambrose Evans-Pritchard el 15 de mayo en el diario londinense Telegraph. Aunque muchas otras áreas de la economía están desapareciendo, las compañías automotrices internacionales han decidido aparentemente asentarse en Valencia y otras partes del país. ¿Por qué? "Están apostando a España porque los trabajadores españoles han aceptado mantener las plantas abiertas siete días a la semana, trabajar los domingos sin pago extra, y aceptar acuerdos salariales por debajo de la inflación. Una explosión de thatcherismo ibérico..."

* Estados Unidos: Un proyecto de ley agrícola que se discute actualmente en las comisiones de la Cámara de Representantes y del Senado, propone recortar unos $4,000 millones de dólares al año, durante cinco años, el programa gubernamental de cupones para alimentos de $80,000 millones de dólares. Eso parecería que se trata "solo" de un 5%, pero si se considera que la cantidad de personas que requieren cupones para alimentos, ha crecido a más del 10% al año, y el hecho de que la inflación en los precios de los alimentos se ha disparado también, de lo que se trata realmente es de un recorte de entre el 25% al 30% en cupones para alimentos per cápita para unos 50 millones de estadounidenses, los mismos que necesitan desesperadamente los cupones para poner algo de comida en sus mesas. Cualquiera que piense que la crisis es algo que de algún modo solo sucede 'allá" en Europa o cualquier otra parte, necesita que le examinen la cabeza.